Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2010

Así ha sido mayo

Imagen
EmbrujadoLupita y Gaby platican animadamente. Entonces Gaby dice:—¡Ya sé! Voy a hacer un cuento que se llame El chamán.—¿Y eso? —pregunta Lupita desconcertada.—Es que siento que Saúl me embrujó… —Jajaja, graciosa.—No, en serio, algo me hizo… no dejo de pensar en él...*.*¿Predestinado?—¿Crees que el destino juega con nosotros? —pregunta C por el msn.—La verdad no lo sé… ¿es posible que seamos como balones? O.oDe performanceImagen tomada en el justo momento en que “La muerte” asusta a una niña con su caja de propinas. Paseo de la Reforma, mayo 2010. :DDe secretos reveladosGaby espera a Daniela en el metro. Mientras su amiga llega ella se sienta a observar a la gente que viene y va. Dos chicas se detienen al lado de ella, platican:—No inventes, mi mamá está a punto de descubrir que reprobé un año… ella piensa que este año salgo… pero… pues todavía no.—¡¿Qué?! ¡¿Reprobaste un año?!—¡Ah! Jejeje… ¿no lo sabías?O.OAccidental…—¡Mordida! ¡Mordida! ¡Mordida! —corean Lupita, Tere, César y Gaby a…

El gigante

Imagen
Conocí al gigante en agosto de hace casi cuatro años. No pensé realmente que fuera un gigante, para mí parecía sólo un sujeto más, un humano más, un chico más. ¿Su nombre? Lo pueden leer al final de esta entrada si les causa pesadez leer todo lo que tengo que contarles del gigante,La primer impresión que recibes de este chico es : “Él es muy alto”. No es algo que piense sólo yo, y eso que sólo mido un metro con cuarenta y siete centímetros, es algo que piensa la mayoría de las personas que lo conoce. ¿Esa primera impresión cómo se puede dar? De muchas y variadas maneras, en mi caso por ejemplo, fue en la parada del camión. Allí me encuentro yo, ¿ya me vieron?, sí, soy la niña de coletas que baja de un pointer azul. Y justo allí está el gigante, destaca de entre todos, es un chico alto, de mirada risueña. Observen cómo me pongo a su lado. Si miramos esa imagen desde varios metros de distancia las expresiones casi siempre son “Un chico alto al lado de una niña de primaria, se ve tan chi…

Explosión

Hay una explosión en las yemas de mis dedos que provoca que mis manos se desplacen rápidamente por cualquier sitio. Un desplazamiento sutil. Un recorrido tenue por aquellas texturas que provocan nervios a mi piel, a mi cabeza, a mis pensamientos. Ya nadie siente nada. Ya nadie disfruta de las paredes y los pastos. Ni de la piel misma que se acerca a nosotros. Evocaciones vanas.Mis dedos creyeron enamorarse del teclado porque suelen estar con él todo el tiempo, se pusieron nerviosos ante la madera del lápiz, temblaron ante la hoja en blanco, sudaron con los tres escasos renglones que lograron escribir. Últimamente ha habido una explosión en todo mi ser. Una explosión que implica movimiento a ganas. Una explosión que logra hacer que yo quiera renacer. Eso escribieron.Ay mis dedos, cuánto han sufrido creyendo que lo nuevo es lo definitivo. Ilusos. El teclado los rebate. No los quiere. Ni ellos deberían amarlo. La profesora de Técnicas de Investigación en Filología Clásica nos dijo que de…

Uno sobre cien

Imagen
Este blog cumple un año. Y 100 posts.a todos los que leen las entradasa los que comentana los que me siguen¡GRACIAS!Sin ustedes Ensayos de Abril hubiera sido… sólo un ensayo xDEn cuanto termine este semestre PROMETO pasarme a sus blogs y leer todas las entradas que no he comentado. Manden su vibra cósmica-electrónica para que salga bien en todas mis materias :DY lean Tiempo predestinado, una novela de amor que seguro les agrada, escrita por La ilusoria. Al igual que Violeta, escrita por Betzabé. :D¡Suerte, amor y paz a todos!:D

Los profes que cambiaron mi vida

La maestra Martha—Gaby, tú serás la reina de primavera, ¿cómo ves? —dijo la maestra Martha, gordita, con su sonrisa de tía buena, a la niña de cinco años que estaba frente a ella.—¡No! ¡Yo quiero ser de la escolta!—replicó la chiquita poniéndose rojita.—Pero te verás más bonita siendo reina de la primavera, todas las niñas quieren ser reina de la primavera.—insistió la maestra tomando los cachetes de la niña.—¡No! ¡Yo quiero ser de la escolta!—Mira, decidamos esto por un chin cham pú, si tú ganas eres de la escolta, si yo gano serás reina de la primavera.Y ahí tienen a la maestra Martha y a la chiquita de cinco años jugando piedra, papel y tijeras. Martha: Tijeras. Gaby: Papel. Y la pequeña tuvo que ponerse un vestido blanco, una corona y una capita roja, y aparte ensayar un vals, mientras veía con tristeza a las niñas de la escolta que estaban estrenando botitas negras. u.uEl profe OscarGaby tiene 10 años. No sabe nada de la vida. Nada. Nada de nada. Lo único que sabe es que debe sac…

María

Siempre ha sido una mujer fuerte. A la hora de su nacimiento la partera le dijo a la abuela:—¿Éste es el último bebé que quieres tener?—La última mujer, sí.Y María vino al mundo. Creció en medio de las milpas, la pobreza, las gallinas y el sonido del clarinete que tocaba el abuelo. Por las tardes se tiraba en el suelo y asomaba su cabeza al camino de tepetate, le gustaba ver cómo los caballos hacías holladas en el suelo, cómo se levantaba el polvo, cómo se dispersaba el silencio…Creció y se volvió una chica entusiasta. Por las mañanas se levantaba antes que el sol a barrer la calle que ni pavimentada estaba, luego regaba las plantas. Después se iba a la escuela de secretarias, regresaba y hacía pulcramente las tareas domésticas; cantaba mientras hacía la tarea, cosía y remendaba la ropa; leía un poco, y finalmente, antes de dormir, planchaba su ropa acompañada de las notas del clarinete que tocaba el abuelo…Entonces lo supo, supo que no quería ser secretaria, supo que no quería dedica…

Mi libro libre

Imagen
No es nada fácil dejar un libro en la calle. Gabriela se tardó demasiado en decidirse a soltarlo. Tomaba fotografías al azar y luego volvía a tomarlo de nuevo. El libro elegido fue La princesa que creía en los cuentos de hadas de Marcia Grad. Gabriela lo terminó de leer cuando tenía 12 años. Seis años después se atrevió a dejarlo en un puesto de papas y churritos. U.UEse libro fue el elegido para formar parte de LIBRO LIBRE. No comparto aún con ustedes la foto donde lo dejé porque resulta que la enviaré por mail a los Habitantes de Moria, a ver si se apiadan de mí y me dan uno de los tres libros que regalarán.Gabriela salió del departamento junto con Tere y César, fueron a Gran Sur. La idea original para dejar el libro era en Las Islas de C. U., pero por asuntos ajenos a la voluntad de estos chicos terminaron dejándolo en un puesto de papas y churritos.—¿Me da unos churritos? —pidió Tere mientras Gaby se dedicaba a acomodar el libro sin que el sujeto que atendía se diera cuenta.—Son 1…

El precio de inventar a las personas

Imagen
La habitación se inunda con When the sun goes down de los Arctic Monkeys. La chica brinca y baila, quiere despejar la mente, tararea… I start to wonder what his story might be, what his story might be… Maldita vida, piensa. Se quita los zapatos y comienza a brincar en la cama, ¡no existo!, se grita… la canción va bajando de volumen hasta que pronto desaparece. Ella se queda acostada.Si él existiera no tendría por qué pensarlo cuando empieza esta canción, se dice mientras sube el volumen a la melodía que inicia, Daphne de Porter. Pone una almohada sobre su cabeza, tiene ganas de llorar pero las lágrimas no salen. Sale el sol y aunque ahogado veo el resplandor… ya me fui… vacío en el fondo… Si él existiera yo no gastaría tantas palabras en su persona, trata de consolarse con esa afirmación.Pero todo es vano, afuera el calor provoca sueño a los transeúntes, decide apagar la radio… pero cuando se ve rodeada de silencio descubre su pequeñez. Comienza a cantar la primera melodía que se le v…