Fogata

Las llamas nos dicen cursis. Perdidos. Ilusos.

Nos llaman enamorados. Niños. Jóvenes.

Parece que somos personajes de algún cuento de hadas.

Príncipe y princesa.

O mejor, ELLA Y ÉL.

O mucho mejor, TÚ Y YO.

Todos los adjetivos y los sustantivos y los verbos se queman como troncos en la fogata. Surge un fuego cálido y hablante: las llamas susurran nuestros nombres, pero como las llamas son principiantes en la pronunciación del lenguaje, apenas crepitan las ramas. En un momento tu nombre se oye claro. En otro, el mío. En otro más, el de ambos.

Esta fogata que nos mira mientras nos damos un beso.

Que nos observa cálidamente / tiernamente / sinceramente / llameantemente.

 

Amor, prendamos otra fogata con el calor de nuestro amor.

5 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Viaje al centro de la tierra