10 canciones abrilescamente tristes (Parte 1: Para morir)

Gracias a Xhabyra por darme la idea de este post. Estas son diez canciones que han marcado mi experiencia en el amor. Aprovechando mi tristeza decidí escribirlo. Recomiendo leer esto cuando tengan tiempo para que la letra de las canciones logre el efecto deseado. Y no se vayan a matar antes de escuchar la segunda parte.

Ne me quitte pas

Ese día la tristeza se convirtió en vacío tangible. Debajo de las cobijas me puse a llorar, a llorar a mares, me volví agua y me ahogué en mi propia creación. Seguía desgarrándome. ¿Por qué simplemente no volvía? ¿Por qué tenía que extrañarlo tanto? ¿Por qué no podía articular ninguna palabra? Y aún, con todo ese dolor embargándome, escuché esta canción. Suicidio seguro. Imprimí la letra y escuchándola una y otra vez me la aprendí en francés. La pegué letra por letra en mi Diario. Y ahí permanece, intacta, inmóvil, como recuerdo de que un día toqué el vacío.

Porque brillamos

Como no acepté la despedida comencé a crear historias en mi cabeza. Historias de un regreso, historias de un perdón. Los porqués, los cómos, los “aún me quieres, lo sé” me invadían una y otra vez creando una esperanza que se volvió casi imposible de destruir. Esto es lo poco que yo sé, que independientemente de cómo hayan sido las cosas nunca terminarán como imaginamos. Porque al fin de cuentas ¿qué sabemos del amor?

 

Fabricando fantasías

Íbamos en el auto, lo recuerdo muy bien. Papá puso su disco de salsa y entonces escuché esta canción. La había bailado antes pero no había reflexionado en su letra. Le pedí que la repitiera una y otra vez. Lloré silenciosamente mientras él manejaba por el campo. Era la reafirmación de que sólo me estaba inventando cosas, de que tenía que dejar ir, de que por más que gustara inventar fantasías para no llorar estaba viviendo en un mundo de mentiras. No había superado el haberlo perdido. Luego mi hermano me dijo que Tito Nieves había hecho esa canción para su hijo que había muerto. Me quedé sin palabras.

Como yo te amé

La verdad es que, cuando comenzó a sonar esta canción, sólo me puse a llorar.

Un vicio caro es el amor

—Oye Gaby, escucha ésta, es mi canción. Siempre he estado enamorándome de veras y todas las veces me han pagado mal.

Y la escuché. Me sentí adicta a esa sensación odiosa de sentirse mal, triste y decepcionado. Me di cuenta que ese estribillo que reza: “Sólo adórame, sólo adórame” es la muestra perfecta de que es lo único que se ha pedido siempre, nada más. Bola de viciosos, nosotros.

5 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Viaje al centro de la tierra