Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

Capítulo 3: Las cartas | Tiempo Predestinado

Imagen
Ver capítulo anterior.Escribir una carta de amor no es cosa sencilla. Juliana lo sabría años después cuando tratara de volcar su alma sobre el papel para descifrar el sentimiento atroz que le carcomería el interior. Pero a sus cinco, casi seis años, no podía tener idea de lo que Iván atravesaba cuando escribía sus primeras letras con tanta devoción para ella. El niño sentía palpitar su corazón en la palma de la mano, sentía que lo apretujaba al mismo tiempo que sujetaba el lápiz con fuerza. Desde que se había enamorado de Juliana tenía una razón para vivir. Sus padres lo miraban con ternura y sus tías reían con ganas cada vez que lo escuchaban decir eso.Juliana sólo abrió su primera carta. Era un enorme corazón con las iniciales J e I entrelazadas, debajo había un te amo. Muy creativo, pero la caligrafía era tan pobre que la niña supo que le bastaba con ver eso. Iván, por supuesto, cumplió la promesa de darle otra carta al día siguiente y al siguiente y al siguiente. Juliana las recib…

El brujo

Imagen
Mi hermana se perdió en el campamento familiar. Éramos más de treinta personas internadas en el bosque y ella fue la única que desapareció. La buscamos arduamente durante toda la tarde, pero no pudimos hallarla. Tuve que consolar a mi madre y alejar de ella los pensamientos negativos que le restaban el aire. Mi papá estaba más sereno, pero, aún así, sabía que si seguían pasando las horas y mi hermana no aparecía, toda su fortaleza se iría al suelo. La noche trajo el frío y el calor de nuestras fogatas mantuvo a raya a los lobos. Pobre de mi hermana, ¿dónde estaría temblando? No era precisamente una persona valiente, pero era muy inteligente. Dormí mal, tratando de mantener viva la esperanza, aunque cuando me agarró el sueño la idea de la tragedia abrumaba mi cabeza. Desperté luego de dos horas, los demás aún dormían. Tomé una rama y la puse en la fogata para hacer una especie de antorcha, miré a mis padres bajo el resplandor de la llama, estaban abrazados y sus semblantes lucían intra…

De amores no correspondidos

Imagen
No suelo enamorarme de quien no está interesado en mí. Pero, obviamente, a lo largo de mi corta vida he tenido que tener un par de tropiezos. Creo que no hay nada más triste que amar sin ser amado. Hay personas que para defender su desdichado corazón alegan que eso no puede ser amor porque el amor es de dos personas. ¿Cómo es que pueden decir eso? Duele, desgarra, renueva. El amor es tan infinito que se encuentra en todas partes. Vaya, hasta uno termina amando lugares o recuerdos.El amor no correspondido es indescriptible. Trata de ocultarse, de superarse, de olvidarse y, casi siempre, encuentra el fracaso. Unos pueden amar para siempre a esa persona que nunca volteará a verlos como algo más que “amigos”, “conocidos”, “vecinos”; pueden crecer, encontrar razones para la vida. La gran mayoría sólo atina a lacerarse la mente y el corazón. Amar sin ser amado es también lo más valiente que se puede hacer en esta vida. Lo digo porque aceptan su condición, maduran el sentimiento hasta lo más…

Los campesinos

Imagen
Voy de compras, todo está carísimo. Me siento muy cercana a mi madre cuando me sorprendo haciendo cuentas para hacer rendir el dinero. Camino despacio a casa con la bolsa llena de verduras y tortillas. Me gusta mucho mi calle, es amplia y, generalmente, está limpia. El cielo se ve muy cerca, cuando está gris uno siente como si pudiera tocar las nubes. Pero hoy está tan claro que me pierdo en el azul celeste. Es entonces cuando me llegan las notas musicales del Concerto no. 3in G major de Bach. No es pedantería que conozca el nombre, es que mi padre escucha hasta el cansancio casi toda su obra. Así que de una forma u otra terminé identificando algunas melodías. Me detengo un momento para ver si mi mente no me ha jugado una broma. Suena claro y fuerte. Sigo el sonido como un perrito hambriento siguiendo el olor de comida recién hecha. La música surge de una bocina vieja que está entre de tierra. Un hombre viejo y un niño de no más de diez años abonan la milpa al son de la música. Es dec…

Capítulo 2: Nueva escuela | Tiempo Predestinado

Imagen
Ver CAPÍTULO ANTERIOR
Juliana salió de su casa para ver cómo su madre se iba al trabajo. La vio alejarse con portafolio en mano, el sonido de los tacones contra el asfalto, caminando con total seguridad a ganarse el pan de cada día. Adoraba esa imagen: la figura de su madre imponiéndose sobre la calle ancha, su traje a juego con el color de las flores de jacaranda que sobresalían por la barda de varias casas y la luz radiante del sol matutino dibujando su sombra con total fidelidad. Juliana supo desde entonces que quería ser como su mamá. Miró largamente hasta que la perdió de vista, y sólo entonces decidió regresar a su habitación. Planeaba escuchar los cassettes que su padre le había comprado, narraban los cuentos clásicos de literatura infantil y estaba dispuesta a repetir el del Príncipe Feliz hasta saberlo de memoria. Iba a entrar a su casa cuando escuchó la respiración agitada de un niño que llegaba corriendo. A tan sólo tres metros de ahí había un kínder privado. Juliana había n…

¿Dónde te agarró el temblor?

Imagen
Estaba en mi cama cuando comenzó a temblar. Las paredes crujían y mi estante movió algunos libros. Mi espalda estaba contra el muro y sentía la vibración de los tabiques. No pude moverme, mi cerebro trataba de asirse a alguna idea, a una que lo dejara tranquilo. Me gusta cuando literalmente se puede detener el tiempo con el pensamiento. Mientras los segundos siguen transcurriendo, las ideas ya han nacido, crecido y muerto varias veces.Primero creí que la casa iba a desplomarse bajo el peso de algún brujo nocturno. De esos que se pasean libremente por el pueblo. Parecen hombres normales, pero la tierra se hunde bajo sus pies y si pisan alguna casa es porque planean llevarse a alguien. Tuve miedo de que ese hombre me quisiera llevar a mí, ni siquiera tenía puesta una pijama. Lo imaginaba bajo una capa negra, los labios rojos y sedientos de sangre. Ya casi hasta escuchaba su conjuro. Pero si las ventanas estaban bien cerradas, ¿cómo iba a entrar?Entonces pensé en una banda de ladrones ro…

5. Caos | El ruido y la furia de William Faulkner

Imagen
¿Cómo están? Espero que muy bien. Yo les traigo de nuevo un videoblog donde hablo del origen de la palabra “caos” y del libro El ruido y la furia de William Faulkner. Fue uno de los libros con los que más sufrí, pero cuando lo terminé me quedó la sensación de triunfo. La historia es muy peculiar y estoy segura de que enganchará a más de uno. Espero que les guste.Por cierto, muchas gracias por leer este blog. Si alguno de ustedes escribe, tiene un blog o un canal de youtube, que no dude en dejarme la dirección para que lo visite. Ya que estoy de vacaciones tengo todo el tiempo del mundo. De hecho, de ahora en adelante tendré mucho tiempo, mientras me titulo :) Saludos a todos y gracias nuevamente.

Capítulo 1: Reglas | Tiempo Predestinado

Imagen
Traigo a ustedes el primer capítulo de una de mis novelas, tal vez algunos de ustedes ya la conozcan. Tiempo Predestinado es una historia de amor, están advertidos. Pueden leerla en el siguiente video o directamente acá abajo. Saludos a todos. Gracias por leer. Juliana vino al mundo en plena primavera. Su mamá no se cansaba de decirle cada cumpleaños que el día en que ella nació nacieron todas las flores, de verdad. A la habitación del hospital donde su pequeño cuerpo reconocía olores y formas llegaba el aroma de cientos de botones abriéndose. Años después una empresa de un suavizante reconocido encapsularía el aroma primaveral en su nuevo producto. Juliana, que apenas caminaba sola, se dejaría llevar por dicho olor hasta la botella que lo emanaba y, emocionada, bebería unas cuantas gotas de la mezcla química. Menos mal que su mamá se percató del asunto, si no la pequeña Juliana habría muerto intoxicada siguiendo el olor de la primavera artificial y no estaríamos aquí tratando de conta…