Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

Balada de un hombre común

Imagen
Fui a la cineteca a ver Inside Llewyn Davis, o como la nombraron en México: Balada de un hombre común. El título en español es interesante porque todo lo que le pasa a Llewyn parece que le que ocurre a todo el mundo. Al menos, en algunas partes cruciales, me sentí terriblemente identificada. El personaje principal cae en una espiral de sucesos desagradables que poco a poco matan lo poco que queda de él. Es un cantante de folk y vive de eso, la música es su escape y, a la vez, su principal demonio. Qué horror asfixiarte con lo único que amas.La película tiene momentos memorables, pues entre tanta desgracia uno logra reír. Esto puede verse de dos formas: que a pesar de lo negro que pueda ser todo siempre puede verse la luz; o que ya no queda de otra y que todo es tan cruel que una risa en realidad no importa demasiado. Creo que el ambiente de la película le daba más razón a esa segunda opción.Como sea, el sentimiento que me embargó durante el filme lo he tenido antes, tardé en darme cue…

Hijos del sol

Una luz grande que traga a todos. Y nos expulsa llenos de colores. Rosa, azul, verde, amarillo, morado, naranjarosapúrpurarojonegroblanco… Caemos en campos dibujados que explotan con mil flores cuando nuestros cuerpos los tocan. El aroma a vida se esparce por todo el sitio. A vida huele todo y nuestros colores cobran fuerza.No nos ven porque brillamos demasiado. Deslumbramos.Somos los hijos expulsados del sol. Del sol. Del sol.Y cuando cae la noche nos acurrucamos debajo de los puentes y la gente que pasa siente el calor de nuestros cuerpos. Hacemos un día entero cuando la oscuridad rodea el entorno.¡Un día entero! Una mañana llena de luz.Somos eso, luz, luz, luz, sólo luz.

Mi amiga Lupita

Imagen
Ella tiene el cabello chino, de esos envidiables. Es bonita en todos los aspectos: física, mental y espiritualmente. Tranquila, sencilla, humilde, constante, inteligente, responsable, buena amiga, buena hija, buena novia, buena alumna. Vaya, es difícil creer que alguien así pueda existir, ¿verdad? Pero ella existe. Se llama María Guadalupe pero todos le decimos Lupita. La conocí en el CCH y su forma de ser me gustó tanto que supe que siempre podría confiar en ella, que siempre seríamos amigas.Por supuesto, así ha sido. Siempre una buena charla surge cuando estoy con ella, siempre la certeza de llegar a sueños concretos. Ella puede. Ella dice que yo puedo. Yo le digo que ella puede. Así que ambas podemos. Y escribo esto con todo el cariño que le tengo, después de estos casi ocho años de conocernos.Lupita se tituló como Bióloga el pasado viernes. Con mención honorífica. No sólo eso, también cumplió 22 años. No sólo eso, también se fue a Baja California Norte, a seguir con sus proyectos.…

Convertirse en Kvothe

Imagen
“No sabía con certeza de qué huía, a menos que fuera de la gente. Esa era otra lección que había aprendido, quizá demasiado bien: La gente hacía daño”. Hace unas horas terminé de leer El nombre del viento de Patrick Rothfuss. La primera vez que leí que el libro existía fue en uno de los blogs que sigo, la autora lo ponía como uno que había que leer antes de morir, así que lo apunté a mi lista infinita. Meses después vi que lo reseñaban en BookTube y me llamó más la atención, pero cuando quise adquirirlo en la librería su precio me asustó un poco. Un día, afuera de metro San Antonio, lo encontré en uno de esos puestos de libros viejos. Lo compré, fue una ganga.Debo confesar que me desesperé un poco cuando comencé a leerlo, pues antes Rothfuss nos introduce en el ambiente de la historia, en los personajes, marcando claramente las personalidades para que uno se habitúe a ellos, además de utilizar un montón de palabras desconocidas como: fata, chandrian, arcanista, etc… que sólo con el de…

Dispara

Amas la vida, eso nadie lo duda. Pero hoy estás decidido a morir. Es la mejor decisión, lo has pensado. Así que ¿por qué dudar más? Toma el arma y dispara.Dispara.Que el miedo a la muerte estalle en la garganta y se esparza por el aire con el resto de tu cuerpo hecho pedazos. Amas la vida, lo sabes bien. Desear morir no significa necesariamente odiar la vida.Simplemente ya no es posible estar aquí. No ahora. No con esta gente. No con estos pensamientos.Que se confundan todos con los motivos que te llevaron a tomar esta decisión. Que sufran ellos. Que se vuelvan locos. Tú ya no estarás y es lo que importa, aunque la palabra “egoísmo” se pronuncie en todos los labios que asistan a tu funeral. Ya da igual.Todo da igual.Esta aventura ya está vivida, la de la muerte hay que comenzarla ahora mismo porque esa sí, quién sabe cuánto dure.

Nuestro cliché

Había una vez un “nosotros” que fue desgastándose hasta convertirse en la historia más aburrida jamás contada por nadie. Te pusiste todo loco, lo recuerdo bien. Tenemos que hacer algo, decías, me niego a que nuestro final sea un cliché.Te di la razón, así que arrojé todas tus cosas por la ventana. Sonreíste. Saliste corriendo a la calle y le decías a todo el que pasaba mientras recogías tus cosas: Mi esposa es una completa lunática, la adoro. Luego gritase: Hey, cariño, aviéntame también el traje caro, no queremos que nada mío quede ahí adentro. Lo lancé. Vea, le decías al que pasaba, es una lindura.Luego ya no te dejé entrar y esperaste paciente, mientras ordenabas tus calcetines y leías algunos pasajes de algunos de tus libros, sentado en la banqueta. La vecina de enfrente te ofreció café, que aceptaste de buena gana. A las ocho te pusiste un abrigo. Diste monedas a los niños que te preguntaron por qué estabas afuera. Mi esposa es una mujer muy ocurrente, creyó que necesitaba vivir …

Revelar secretos

La niña conoció el poder y la magia de la palabra, que no son lo mismo. Dios creó el mundo por medio de la palabra, eso es poder. El humano puede hacer todo lo que se proponga si tiene los pensamientos adecuados que después se convertirán en acciones, eso es magia. Esa niña tenía poder y tenía magia. La palabra era su herramienta y por eso, a edad tan temprana, destrozó su mundo sin darse cuenta. Poder y magia en manos inocentes pueden llegar al triple de su capacidad que sin una madurez puede salirse de control. Madurar, palabra dura porque duele llegar a eso.La niña descubrió que un secreto era un poder magnífico y que, al revelarlo, podía conseguir más cosas que con una palabra, digamos, corriente.Entonces ella reveló muchos secretos. Y, por supuesto, cosas magníficas sucedieron. Pero la gente de su pueblo se fue marchitando hasta que solamente quedó ella. El olor acre de las flores podridas inundó su entorno y ella estuvo a punto de volverse loca, descubrió entonces que las palabr…