Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014

Optimismo

Todo marcha muy bien en mi vida, me digo antes de dormir y al despertar. Yo marcho bien en mi vida, me digo como si la vida fuera el camino ya hecho y yo un peatón. Mi vida marcha bien, ahora es esta dimensión tiempo-espacio y mil cosas más la que se desplaza sobre lo desconocido. Marchar. Bien. Vida. Yo. Quién sabe qué sea todo esto, pero me siento excelente.

La mujer violenta

Mi hermana y yo fuimos al Waldo’s. Logramos entrar justo antes de que cerraran las puertas, tomamos lo que necesitábamos y nos formamos para pagar. Dos mujeres estaban delante de nosotras en la fila. Todo iba bien hasta que la primera de las señoras comenzó a despotricar contra una de las trabajadoras, entre su perorata interminable se escucharon groserías, insultos, quejas. Me helé. La violencia verbal es terrible y, luego, como río caudaloso, desembocó en una pelea cuerpo a cuerpo. Arañazos, puños y patadas recibió la trabajadora, los paraguas se usaron como espadas y el hombre que intentó apaciguar la riña fue usado como saco de papas, a ver quién lo esquivaba más rápido para dar el golpe certero. Una niña, hija de la segunda señora que estaba formada, se tapó los oídos y cerró los ojos. El esposo de la mujer violenta suspiró resignado y se cruzó de brazos. S e  c r u z ó  d e  b r a z o s. Y yo no me crucé de brazos, pero tampoco hice nada. Ni mi hermana. Ni los otros trabajadores…

El hermano auténtico

Mi hermano es un hombre auténtico. No lo digo sólo porque sea mi hermano, pero la fortaleza que veo en él me contagia a tal punto que yo también me siento entera y capaz. Kike puede contagiar el amor con la mirada y es tan paciente que hasta da vergüenza hacer berrinches frente a él. Kike tiene una meta muy clara y poderosa: realizar lo que ama para cambiar a México. Sé, porque también fui una de ellas, que muchas personas lo tildan de niño loco, de iluso, de pobrecito no sabe lo que está diciendo. ¡Y él continúa sobre la misma vía de progreso y renovación! Admiro a mi hermano, es mi segundo héroe tan sólo después de mi papá. Aprendo de él todos los días; aunque yo soy la mayor, es él el que me cuida y me protege. Creo en su sueño porque creo en él. Confío en él. Doy mi vida por él. Y hoy que es su cumpleaños no puedo más que sentir dicha, agradecimiento, tranquilidad porque es un hombre capaz, sincero, honorable. ¡Me enorgullece tanto!Mi amigo, mi niño, mi compañero, mi guía, mi herm…

Príncipes, guerreros, nubes, fuegos, estrellas

Hace ya dos años que sus labios y los míos se fundieron en un beso largo, travieso y sincero. Las luciérnagas de nuestros estómagos iluminaron la noche lluviosa. Mil centellas cruzaron nuestros ojos para salir al aire frío y llegar a las estrellas que titilaban sobre nuestras cabezas. Los árboles se estremecieron y con sus ramas nos cubrieron del resto de las personas. Ése fue nuestro momento, nuestra felicidad.Hace ya dos años que mi vida dio un giro inesperado al elegir estar con él. Me convertí en una flecha que llevaba una dirección designada, pero como flecha que no duda, que no titubea, di la vuelta en el último momento. Una de las mejores decisiones de toda mi vida. Me acuné en sus brazos, sorprendida por la calidez de los mismos, que hasta ahora no me han hecho extrañar otros. Nuestras frases tejieron el manto de la charla sobre nosotros, un manto cada vez más hermoso, más grande, capaz de cubrir todo el universo.Muchos temen hablar del futuro porque nunca se sabe realmente lo…

¡Feliz cumpleaños, Vlash!

La alegre noticia de tu regresoHizo caer el manto gris del mundo.Las luces que en mi piel plantamos juntosTitilan en espera de tu beso.Oigo de noche todos los murmullosDe las ideas que aman tus ideas;Ríen y cantan, aunque no lo creas,¡Del silencio derriban los mil muros!Dejé de preguntar qué es lo que esperas,Hay en mí selvas, mares y castillos,Sitios que conocimos como amigos,Puede estar en mí todo eso que anhelas.“Mi cuerpo ha dejado de sentir frío,Se ha reducido la distancia”, expreso.¡Tú vuelves! ¡Qué magnífico suceso!El mundo ha recuperado su brillo.Poesía escrita por Abril G. Karera170814

Del porqué detesto la televisión

En vacaciones visité a varios familiares, amigos y personas nuevas. Quisiera decir que todo fue perfecto; pero no, hubo un detalle en común que encontré en todos ellos: Prendieron la televisión a la hora de charlar. Cuando vi que era algo que se repetía en todas las casas a las que iba comencé a preguntarme la razón de ello. En mi familia eso está consignado como una falta de respeto y creo que es por ese motivo que me sentí incómoda en las pláticas. Algunos pusieron canales de música (para variar, banda) y el resto programas comunes: Sabadazo, Laura, María de todos los ángeles, etc. ¿Por qué lo hacían? En primera, era fácil que durante la charla cualquiera desviara la atención a lo que sucedía en los programas, ¿era acaso que no querían conversar? Me molestaban los programas y me molestaba más mi falta de valor para pedir que la apagaran. Sólo en una casa fui capaz de pedirlo y al volver de nuevo al silencio mi cerebro se relajó.¿Por qué lo hacen? ¿Es el temor de los “silencios incóm…

Mi sonrisa

No me lo había tomado en serio hasta que más de cinco personas me dijeron que se habían dado cuenta de que yo no sonreía. Mi cara siempre seria, como pensando. Ensayé varias sonrisas en el espejo para sacarlas durante el día, pero guardadas quedaron. Se me olvida sonreír. Y luego, cuando me río de algo, resulta que no es el momento. Comienzo a sospechar que mi sonrisa terminó por ocultarse en la esquina de la comisura de mis labios, justo como el beso travieso que sólo Peter Pan pudo tomar de la boca de la mamá de Wendy.Hay una fotografía que me gusta mucho porque mi sonrisa ahí reflejada es auténtica. No es que las otras fotos donde sonrío no sean verdaderas, pero esa fotografía en especial encierra algo poderoso. Hay brillo en la mirada, las líneas del rostro están acomodadas en perfecta alegría, el gesto relajado. Además, no estoy sola. Él también sonríe con sinceridad, su mirada traviesa concuerda con la mía. Nuestras cabezas reposan uno en el otro y nuestros brazos tienen un no s…

La felicidad como estado del SER

Desde que escuché aquella frase: “La felicidad no es el fin, es el camino” comencé a desarrollar una teoría extraña (seguro no soy la primera y no seré la última a la que se le ha ocurrido) acerca de la felicidad como un estado del ser y no como una sensación momentánea de plenitud y alegría. Incluso una vez tuve una discusión deliciosa con mi amigo César acerca de ello. “Puedes ser feliz todo el tiempo, sostenía yo, aunque te sientas triste, enojado, frustrado, puedes disfrutar cada sentimiento, cada sensación, alegrándote de sentirlos porque significa que vives”. Por supuesto, él no estuvo de acuerdo. “Cuando te sabes mediocre, explicó, eres mediocre y punto. Si te alegras sólo puedes hacer más grande tu mediocridad, porque te sientes cómodo en ello sin intentar cambiarlo”. Sólo con el tiempo comprendí (y sigo en esa vía de comprensión) que ninguno de nosotros estaba equivocado. Es innegable que puedo sentirme cómoda con la tristeza, la soledad o el enojo, después de todo los he exp…

Viajar sin internet

No tuve internet en casa por casi un mes y más drástico que quedarme sin Facebook, Twitter o mi canal de YouTube, me quedé sin música. Ahora sólo utilizo Spotify para ahorrar espacio en mi disco duro y no tener que descargar tooooodas las canciones que deseo escuchar, así que sin internet me quedé con una lista de reproducción de cien canciones de las cuales ya sólo escucho como diez. Recordé que cuando iba en CCH organicé mis cd’s en un porta cd’s. Así que lo busqué y lo encontré en mi habitación, lleno de polvo. Vi los discos que tenía y no pude evitar una sonrisa porque me acordé de muchos días y de muchas historias. Luego encontré un disco que decía Para el depa y me acordé que cuando lo grabé yo todavía no tenía computadora propia. Cuando comencé a vivir en DF me llevé una grabadora en la que día y noche ese disco se reproducía sin cesar, 145 canciones llenando mis días. Lo inserté en mi computadora (porque ahora ya no tengo una grabadora, pero sí mi propia computadora) y yo volv…

Conocí a Lengua de Brujo

Tengo un amigo que se llama Mario al que hemos apodado “el político”, porque siempre que habla parece que anda en campaña. El otro día que estábamos aburridos le presté el ejemplar de Winnie the Pooh, que saqué de la Biblioteca IBBY, para que me leyera una de las historias de ese oso tan dulce y tontorrón. Él accedió de inmediato (imaginen el nivel de aburrimiento que tenía). Había leído dos párrafos de un capítulo que se titula “En el cual Puerquito se encuentra totalmente rodeado por las aguas” cuando me dijo:—Abril, por favor deja de leer lo que leo porque ahora le meteré de mi cosecha.Entonces yo dejé de mirar las líneas que él iba leyendo para entregarme a su narración tan peculiar. Mario logró transportarme al día lluvioso en que Puerquito temía quedarse siempre atrapado por las aguas y para conseguir que lo rescataran había lanzado una botella al agua con un mensaje que decía: “¡Socorro! Puerquito (Yo)” y del otro lado: “¡Soy yo, Puerquito, socorro!”. El oso Pooh encontró el me…