Ir al contenido principal

A ver cuándo nos echamos una platicadita

Desde hace algunos años quise educar al cerebro para que permitiera a mis ideas tener un libre albedrío, todo cabe en mi cabeza, y para quienes ya leyeron LA HISTORIA INTERMINABLE de Michael Ende podrán comprender que todo es como el mundo de Fantasía. Así que mis ideas libres suelen escapar de mi cerebro, les gusta emanar de mis labios, conocer el mundo exterior y colarse a tantos oídos puedan.

Conversar, así le llamaron los sabios al hecho de que las ideas de dos o más personas pudieran existir armoniosamente y evolucionar a nuevos y mejores pensamientos. Y ese es uno de mis pasatiempos favoritos.

Los que me conocen sabrán que soy una persona que habla demasiado, me gusta divagar de idea en idea hasta encontrar la adecuada, no me gusta quedar callada en las buenas conversaciones, justo cuando el cerebro ubica una reflexión lo suficientemente buena para debatir otro pensamiento, ¡paf! la deja salir y entonces hablo y digo y pienso.

No soy una persona aburrida, al contrario, siempre encuentro algo de qué platicar, y todo esto lo digo porque al estar con una amiga caímos en la cuenta de que solemos hablar mucho, a veces la gente hasta nos mira raro, pero lejos de lo que alguien pudiera pensar de que somos argüenderas o cosas por el estilo, los temas de los que hablamos no son acerca de la vida privada de alguien, o de los programas actuales de televisión, o de los artistas más famosos del momento, es sobre temas varios, desde la cantidad de maneras que se conocen para cocinar un huevo hasta la paz mundial y la política de México.

Por supuesto, tampoco debe pensar el lector que a una le gusta imponer sus ideas, precisamente porque el pensamiento es libre se toma en cuenta que también puede ser inmaduro, y es por eso que una buena conversación ayuda a crecer el pensamiento, uno se nutre de más conocimientos, uno es capaz de hacer mayéutica y racionalización, hasta lógica y memorización.

Conversar nos hace más humanos, es el hecho de aceptar los puntos de vista de los demás, de formarse una idea del mundo, es la manera en como no se olvidan ciertas cosas, en como puedes ir de la risa hasta el llanto sin pasar nunca por el enojo. Y también es el modo en como te enamoras de ciertos asuntos y no estás satisfecho hasta encontrar más datos sobre ello.

En la actualidad el arte de conversar se está perdiendo. Ya no puedes hablar con todo el mundo, menos en la ciudad, la mayoría siempre lleva prisa, los que no, se rehúsan a escuchar nuevas ideas; todos creen tener la razón, pero algo es cierto, la razón no existe, es relativa, así como el bien y el mal. Y a esto se anudan los avances tecnológicos, que en realidad no soy de la idea que por el internet ya no hables con tu familia, porque yo lo hago.

Incluso hasta el messenger es una de los métodos más viables para conocer mejor los puntos de  vista de las personas, qué decir de los blogs, es conversar por escrito. Sin embargo, no todos lo hacen, y no es mi intención juzgar, creo que lo que más afecta al arte de la conversación son los estándares de vida que nos presentan los medios masivos de comunicación, más en México, la televisión es el controlador número uno de los habitantes de este país, y para ellos platicar es tener dos horas de chismes de los famosos, y degradar el lenguaje.

No me voy a poner en una burbuja aparte, muchas veces también he caído en las trampas televisivas y comerciales, ¿cómo he logrado darme cuenta? Leyendo y… conversando, pero de esas conversaciones que no se olvidan, que te dejan un shock mental por todo lo nuevo que descubres. Así que hay que platicar, en cualquier lado, en el metro, en las clases, en el pasillo, en el baño, en la cocina, debajo de la lluvia, esperando el bus, siempre se halla un buen tema.

Así que ustedes dirán cuándo nos echamos una platicadita XD.

1 comentario

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …