Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

Lo que me hace falta son más lunes como éste

A los lunes casi nadie los quiere, y a veces me siento identificada con ellos por esa razón. Todos mis actos son horas que transcurren lentamente cuando el fin de semana queda tan lejos. Yo, lunes, me alargo como si fuera de goma… más y más… hasta darle la vuelta al mundo.Oh, pero este lunes fue diferente. Como este lunes ha habido muy pocos y por eso sé que necesito más de ellos.Primero el cielo amaneció nublado, pero aún así salí sin suéter. La frescura de la mañana me hizo despertar de golpe.El viaje a la escuela fue muy entretenido, y como mis ojos estaban muy abiertos miré muchas cosas, muchas personas, muchos colores, muchas letras, muchos niños, muchas luces, muchas paredes, muchos horizontes.El metro falló como siempre, pero esta vez la ola de gente me hizo reír demasiado. Y allá fue mi risa a colarse en el vagón apretado, se balanceó durante todo el camino hasta llegar a la estación final.Luego tuve clases. Era lunes, el sol ya estaba alto, había pocos alumnos. Y las frases d…

El abuelito que caminaba como cangrejo

Lo vi cuando salí del metro, un señor con el cabello cano, caminando de lado por todo el pasillo. De lado, en serio. Paso por paso hacia la izquierda. Toda la gente apresurada le dedicaba una mirada o dos, porque nadie podía creer que ese señor, de verdad, estuviera haciendo eso. Es decir, le crees las locuras a los jóvenes porque son jóvenes y porque uno siente que los pocos años son justificación perfecta para cualquier babosada. Pero ¿un anciano? ¡Por favor! Ellos deberían estar agonizando en una enfermedad inminente.El abuelito caminaba como cangrejo, ajeno a las miradas de sorpresa. Ajeno a mi mirada de sorpresa. Sin prisa, incluso sonriendo. Un pie por cada cuadro de azulejo en el piso. La verdad es que eso me llenó de emoción, como una verdad proclamada de que mi ancianidad no se reduciría a la miseria. Porque después de todo, ¿quién sabe lo que ha de suceder?Con mi prisa caminé a su lado hasta rebasarlo. La prisa, la prisa. Hasta rebasarlo, aunque entonces volteé. Lo miré y so…

Pienso, mi amor, en ti todas las horas

Soneto de Salvador Novo:Pienso, mi amor, en ti todas las horasdel insomnio tenaz en que me abraso;quiero tus ojos, busco tu regazoy escucho tus palabras seductoras.Digo tu nombre en sílabas sonoras,oigo el marcial acento de tu paso,te abro mi pecho —y el falaz abrazohumedece en mis ojos las auroras.Está mi lecho lánguido y sombríoporque me faltas tú, sol de mi antojo,ángel por cuyo beso desvarío.Miro la vida con mortal enojo;y todo esto me pasa, dueño mío, porque hace una semana que no cojo.

¡Abrázame con letras!

El libro de los abrazos de Eduardo Galeano gusta lo leas por donde lo leas. Conformado por textos breves permite al lector no sólo leerlo de distintas formas, sino también tomar un respiro después de cada página para asimilar el sentimiento que surge. Me gustó. Es como leer el blog de Galeano, porque son reflexiones de la vida cotidiana, pequeñas historias que encierran un significado, anécdotas que han sido plasmadas no sólo con el fin de recordarlas, sino con la espera de que perduren en la memoria por lo grandioso de su situación.Miradas del exilio al que fue sometido Galeano. Desde la revolución constante contra el sistema en donde participan él y sus amigos, hasta los sueños de Helena que dejan escalofríos. La familia y la opresión también son tocados de diversas formas. Y, por supuesto, todos reflejan una mirada veraz y compleja acerca de América Latina. Una excelente opción para acercarse a la obra de este importante escritor uruguayo.Como su título lo indica, cada texto es un …

¡Si en México hay tanto!

Me pregunto cuántos mexicanos conocemos nuestra historia. ¿Cuántos de nosotros nos detenemos a pensar en nuestros orígenes? México es un país relativamente joven comparado con los grandes viejos de Europa y Asia. América es joven, muy joven. Lo poco que sé de historia lo aprendí en quinto de primaria, pues a mi profe le encantaban las culturas antiguas: aztecas, mayas, olmecas. Nos contaba grandes hazañas indígenas y las iba tejiendo de tal forma que siempre fueron para mí como un misticismo que antecedía la historia de mi familia.Luego aprendí un poco de historia universal cuando iba en el CCH, la maestra no nos miraba a nosotros, pero parecía que tenía frente a sí al mismísimo Bonaparte o a Churchill o a Hitler. Me quedó claro que México es uno entre muchos, que nuestra realidad lacerante es consecuencia de un desorden en todos los ámbitos de nuestra vida. Historia de México, de América, propiamente, no creo haber aprendido. Sólo sé que en la secundaria me dijeron que no hay buenos …

El amor cuando todo es perfecto

El amor da sombra en un día caluroso, pero luego de algunos minutos comienza a sentirse el frío. No lo puede todo el amor, así que nos lanza de nuevo al sol y cuando la piel vuelve a tostarse, de nuevo sale al rescate para cubrirnos con su bálsamo contra quemaduras. El amor es un universo enorme si nos sentimos desprotegidos, despliega sus mil brazos para arrullarnos y cobijarnos con cada uno de ellos. Pero luego nos mareamos y nos cansa, así que preferimos correr grandes distancias para alejarnos de la multitud del amor. Nos da sed y bebemos amor. Nos llenamos de amor y lo escupimos. Caemos y el amor pasa volando, así que saltamos hasta colgarnos de él. Pero después nos soltamos porque el amor lleva una dirección distinta a la nuestra. Y al estrellarnos contra el suelo nos duele muchísimo, sin embargo, el amor llega a curarnos. Porque el amor todo lo cura. Aunque también todo lo descompone. Y el amor, cuando todo es perfecto, baila alocadamente que nos hace sentir mal. Porque hay al…

Estamos en construcción

Parecerá que no, pero sí. Hace unos días me fue revelada una verdad: soy un ser en construcción. Tantas ideas, tantos tropiezos y logros, tanto de mí, todo eso forma parte de un yo futuro que siempre será un yo futuro. La versión final de será la que respire un segundo antes de la muerte. Y eso quién sabe, porque no he tomado en cuenta la percepción que perdure de mí todavía después de morir. Unos lo llaman crecimiento, otros evolución, otros más dicen que son cambios en la forma de ser, que es aprendizaje, en fin, tiene múltiples nombres.Lo que sé es que nunca había estado tan consciente de cómo las ideas viven en mi cabeza. Es decir, siempre supe que pensaba porque… ¡pensaba! Pero ahora no sólo sé que pienso, sino que lo siento. Detecto los nuevos conocimientos, comprendo mejor lo que antes no entendía, disfruto mis despistes y, también, me inspecciono con mayor rigor y coraje. He notado mis debilidades, como cuando un arquitecto mira el plano del edificio que quiere ver construi…

Valiente

Hoy era la madrugada ideal para beber una cerveza, pero no quise hacerlo. Quise, por un solo día, no tener el sabor amargo en la boca y el mareo gracioso de saberse ebrio y feliz y loco. Sobrio, para afrontar con dolor y entereza todo lo que está sucediendo. Sobrio, con la realidad lacerante. Me dicen valiente, porque de todos los que estamos aquí soy el único que ha prescindido del alcohol y de la droga justo en el día en que nos exterminarán a todos.Oigo mi nombre claro y fuerte.¡Qué terrible es saberse vivo!

La última película de Hayao Miyazaki

El viento se levanta, en español. Kaze Tachinu, en japonés. La última película de Hayao Miyazaki fue un éxito total en su primera presentación en México. El jueves pasado muchisisísimas personas asistimos a una estrecha plaza de Santo Domingo en el Distrito Federal para deleitarnos con esta última creación del director japonés.Entre apretones, empujones y sobrecupo, una vez que pude hallar un lugar para apreciar la película me dejé llevar por las ensoñaciones de Jiro Horikoshi, un ingeniero aeronáutico que renovó la historia de la aviación en Japón, no sólo por hacer mejores modelos que los alemanes, sino porque su avión terminó estrellándose contra Pearl Harbor. Es decir, Hayao se despide de todos dando una patada en el estómago a los gobiernos. Kaze Tachinu es, por mucho, su película más cruda, la más acercada a la realidad, pues dolor, ambición y sueños se mezclan de una forma estremecedora.Claras alusiones a La montaña Mágica de Thomas Mann muestran que Hayao no es un hombre cualq…