Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2010

Así ha sido agosto

De no tan buenas impresiones…Gaby acompaña a su madre al Distrito Federal. Abordan juntas la combi, son como las seis de la mañana y Gaby muere de sueño. Así que una vez en el vehículo no duda en dormitar algunos minutos. A pesar de ir medio adormilada observa de reojo a los demás pasajeros, no reconoce a nadie… Horas después, ya de regreso a Coyotepec, su madre le hace la plática.—¿No viste al papá de Saúl? (Para quien aún no lo sepa, Saúl es el novio de Gaby <3)—¿Dónde? —pregunta Gaby totalmente nerviosa volteando a todos lados, si anda por ahí tiene que saludarlo… ya saben… siempre es mejor causar buenas impresiones..—En la mañana… en la combi…—¡¿En la combi?!—Sí… iba sentado frente a ti…—¡¿Qué?! —Gaby no puede creerlo. Ni siquiera notó la existencia del papá de Saúl… ahora tiene que replantearse eso de causar buenas impresiones…:SDespistadoGaby, Tere y Lety (hermana de Tere) vienen platicando en el tren suburbano. Gaby sostiene el celular en las manos porque no tiene bolsas par…

Intervención sandresca

—¿Y a ti quién te gusta? —me preguntó Sandra, una amiga que iba en el salón de Humberto. Era la hora del receso y estábamos sentadas cerca de la cancha de fútbol viendo cómo jugaban nuestros compañeros.—¿Quién me gusta? Pues… —dije dudando por un momento si sería buena idea revelar mi pequeño secreto.—Anda dime… y yo te digo quién me gusta… —insistió Sandra.—Bueno… pues… me gusta el portero… —y señalé hacia Humberto. Sandra se llevó una mano a la boca, luego me miró incrédula y preguntó de nuevo:—¿Humberto? ¿En serio?—Sí… ¿por qué?—No, por nada… pero ya sabes, tiene fama de ser un grosero y un peleonero… ¿en serio te gusta? ¿Aunque todos los días se agarre a golpes con alguien?—Pues… sí… es mi amigo.—Yo lo conozco desde chiquita, ya sabes, mi mamá y su mamá son amigas… si quieres le puedo insinuar que tú quieres con él…—¡No cómo crees! Yo todavía no pienso en novios… (ajaaaaaa xD)Sandra no insistió, me dio referencias del chico que le gustaba y luego regresamos a nuestros salones. Per…

Humberto odioso-grosero-guardián

Humberto fue la primera persona que me causó problemas con mi manera de clasificar a la gente que conocía. No cabía en la categoría de amigo, pero tampoco en la de enemigo. Y  a la vez estaba entre los que me caían bien y también entre los que me caían mal. A veces era la primera persona que yo defendía, muchas veces fue también al primero que acusé sin dudar. Su sola presencia me perturbaba. Era obvio, Humberto me gustaba.Era terriblemente odioso. Me jalaba los cabellos y me aventaba bolitas de papel en las clases. Se burlaba de mí todo el tiempo, que mi voz era muy chillona, que mis prendedores parecían sacados de la basura, que por qué hacía las cosas como las hacía. Con él, debo ser franca, aprendí a pelear y defenderme, no dudaba en jalarle los cabellos hasta sacarle lágrimas, lo pateaba y le daba puñetazos en el estómago. Podría decirse que con él conocí mi lado violento (uno que yace dormido desde entonces).Teníamos once años, bueno, creo que él tenía diez. Nos conocíamos desde…

Introducción a capítulos novieros

¿Cómo justificar a Gabriela? Se levanta todos los días con ganas de ir a la escuela, hace todas las tareas, porque aunque antes no sucedía, ahora el deseo de seguir aprendiendo la llena por completo. Lee más que antes, escribe más que antes (en cuadernos y hojas sueltas, razón por la que ha descuidado el blog). Ahora mismo intenta narrar algo interesante en este sitio virtual que ella aprecia mucho.¿Qué les va a contar a sus lectores? Es que hay tantas cosas. Piensa, por ejemplo, en lo que sucedió ayer cuando venía con Tere en la combi. Ambas platicaban sobre cosas cotidianas, pero entonces una señora y su hijo de nueve años se interpusieron entre ellas… minutos después la señora había desahogado toda su vida a Tere y el niño contaba todos sus planes de vida a Gaby. Ambas chicas bajaron de la combi tratando de asimilar lo sucedido.—No cabe duda que tenemos una suerte extraña.—dijo Tere.—¡Imagínate! ¡Esa señora viene de ver a su padre al cual no veía desde hace 25 años! Y compartió su …

El ausente

Te dieron ganas de perderte y lo lograste. Quisiste ser invisible para el mundo y ahí está el resultado, apenas recuerdas la forma de tu sombra recortada en el asfalto. Hiciste creer al mundo entero que estabas triste y los chocolates inundaron tu habitación… irónico, te gustan todos los dulces, menos los chocolates… aunque digan que ayudan a la depresión…Te dieron ganas de desaparecer y cuando te diste cuenta ya estabas muy lejos de tu casa, creíste en aquella filosofía de disfrutar los momentos, así que te sentaste al lado de la carretera a mirar al cielo. Viste tantas figuras allá arriba que te preguntaste si no existían en la tierra, tomaste una varita y todo lo que veías en el cielo azul lo reprodujiste en la arena blanca. Luego el aburrimiento te invadió…Quisiste contar ovejas, pero sólo había automóviles… esto fue lo que conseguiste: nueve autos blancos, cinco verdes, diez rojos y tres vochos amarillos… lástima que no había nadie al lado para ser golpeado… Te dejaste caer en el…