Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2009

Tan sólo mirarte a los ojos

¿Y qué si miro tus ojos? ¿Y qué si tan sólo lo hago para huir momentáneamente de este mundo? ¿Y qué si suspiro, si callo, si olvido…? No puedes evitar mi mirada, la mantengo alejada pero fija, ¿y qué si te digo que no voltearé?Ya no importa mucho si desvías tus pupilas, no importa más si bajas los párpados, dentro obtuve el objetivo deseado: mirarte, tan sólo eso, mirarte a los ojos. Da más si después de eso te pones nervioso, si tu piel se sonroja, no importa en demasía que comiences a tartamudear, que no halles principio ni final de la situación.Tan sólo quiero mirarte a los ojos, a ese sitio que dicen son la ventana del corazón, no sé, de tu corazón no hallo mucho, pero al menos veo mi rostro reflejado en esas pupilas tuyas, me veo tan pequeña y a la vez tan dominante, ¿y qué si digo que no bajaré la mirada? ¿Y qué si te propongo una competencia para ver quién parpadea primero? Tú no parpadearás porque no te gusta perder y a la vez porque quieres ver el efecto de tus ojos en los mí…

Esos dedos que no cesan

Los dedos de ella no cesan. Ya no más. Basta de que sus dedos intenten sentir el cuerpo de él al roce de cada persona, de cada mano que estrecha. Basta dedos, ¡basta!, ¿no entienden que el sentido no puede sentir la misma piel dos veces al paso de tanto tiempo?Dedos ilusos que intentan emanar los cabellos, dedos tontos que sugieren sentirlo en cada pared que él abandonó, en cada ropa parecida a la que él usó, en cada banca en que se sentó. Dedos nerviosos por su ausencia, ella no sabe qué hacer con ellos, no sabe.Un día iba caminando por la calle y los dedos sugirieron que él se hallaba cerca al tocar el disco de su banda favorita, comenzaron a acariciar la portada, los demás discos, el barandal, contagiaron a los oídos de frases musicales que evocaba el sentido. Pobres dedos, la dejaron ilusionada porque él no estaba por ahí. Otro día los dedos se equivocaron al marcar un número y marcaron el de él, ese número que el cerebro creyó haber desechado pero los dedos traviesos se lo robaro…

Vivir lejos de casa… da hambre

Comida. Nunca he sido aficionada a comer. Esa es la misma razón por la que tuve problemas de anemia, pero no es mi intención no comer, es más bien que no es una prioridad en mi sistema, así lo he mal acostumbrado. Cuando iba al bachiller me levantaba demasiado temprano y mi estómago gritaba y pataleaba si me atrevía a echarle un vaso de leche a las 5:20 am, cuando mi sentido del deber era más fuerte que los horrorosos jirones de esa cosa que muele la comida, la leche regresaba por donde vino, y no es que me guste escribir estas cosas tan desagradables, pero es para resumir: yo no desayunaba.Y así como no desayunaba, a la hora de la salida me gustaba echarle al pequeñuelo [me refiero a mi estómago] montones de chocolates Larín, porque son mis favoritos y el de nuez es la onda, esas cosas que reciben el nombre de Runners, y tortas, jugos, enchiladas y banderillas. Aun no entiendo cómo es que no engordo, aunque es una virtud muy grande, comer de todo y no engordar. Total que mi sistema a…

ENTRE RECORDAR, OLVIDAR Y CREER DE NUEVO

No estoy bien. Hace muchos días en verdad que no me siento bien. Si pudiese regresar el tiempo, esa misma frase es ya una mentira, el tiempo no regresa, los días no regresan, las noches se aglomeran en el pensamiento y en el susurro constante que pide casi sin voz: regresa.Regresar al pasado, como pedir que en el futuro no haya más caídas, es imposible. Regresar a ese pasado que después de todo se sigue presentando, diario, diario, diario, diario… sin final aparente. Recordar hasta el cansancio, hasta que todo se vuelve una mezcla pastosa y entonces comienzan las alucinaciones, esas de ya no saber qué es verdad, qué es mentira, porque algo he comprobado, mi cerebro se inventa historias sólo para estar mejor.Pedir que los años retrocedan, sólo a ese pequeño momento, a esos escasos minutos en que yo lo conocí, pedir que regrese el tiempo sólo para advertirme, para gritarme: ¡no te fijes en él!, pero NO, eso jamás sucederá, y lo que más sorprende es que tenga que escribir sobre esto.¿Cur…

A FALTA DE INSPIRACIÓN

Regreso a Coyoacán mañana por la tarde, es algo problemático porque en el departamento no hay señal de internet y eso me frustra. Aún así todavía estoy acomodando algunas cosas que me llevaré, entre ellas mis discos de la secundaria y un oso de peluche que por cierto se llama Gil.Quemé un mp3 con las canciones que más me gustan, la mayoría son demasiado nostálgicas y me choca ser tan deprimente, no me había dado cuenta que últimamente pienso demasiado en su ausencia, pero ya había establecido una teoría, es porque son vacaciones y este pueblo está lleno de él, cuando regrese a la escuela la mente divagará en otros asuntos y muy afortunadamente podré volver al pensamiento alivianado y sin sentido de mi vida.Ahora que me iniciaré en el turno vespertino estoy pensando si será mejor hacer las tareas en la mañana o regresando de la escuela, XD, son cosas que han atravesado mi cabeza, lo que me emociona es que ahora estaré a quince minutos de la Cineteca Nacional y podré disfrutar los pasto…