Ir al contenido principal

¡Si en México hay tanto!

Me pregunto cuántos mexicanos conocemos nuestra historia. ¿Cuántos de nosotros nos detenemos a pensar en nuestros orígenes? México es un país relativamente joven comparado con los grandes viejos de Europa y Asia. América es joven, muy joven. Lo poco que sé de historia lo aprendí en quinto de primaria, pues a mi profe le encantaban las culturas antiguas: aztecas, mayas, olmecas. Nos contaba grandes hazañas indígenas y las iba tejiendo de tal forma que siempre fueron para mí como un misticismo que antecedía la historia de mi familia.

Luego aprendí un poco de historia universal cuando iba en el CCH, la maestra no nos miraba a nosotros, pero parecía que tenía frente a sí al mismísimo Bonaparte o a Churchill o a Hitler. Me quedó claro que México es uno entre muchos, que nuestra realidad lacerante es consecuencia de un desorden en todos los ámbitos de nuestra vida. Historia de México, de América, propiamente, no creo haber aprendido. Sólo sé que en la secundaria me dijeron que no hay buenos ni malos, que tanto Miguel Hidalgo como Maximiliano, Porfirio y Vasconcelos tenían mucho que enseñar y mucho que ocultar.

Pero eso sí, el odio incomprensible hacia Hernán Cortés fue inamovible. Desde la primaria, la secu y la prepa no recuerdo nunca a nadie decir: “Cortés fue un hombre de su época, en busca de nuevos territorios llegó a los aztecas y, cegado por la pasión religiosa del momento, arrasó con los antiguos dioses pues los aztecas eran una sociedad entregada a los sacrificios…” Todo lo que se decía era que los españoles vinieron a arruinar nuestras raíces, vinieron a contaminar de sus prejuicios y clases sociales la limpia percepción de la vida que nuestros antiguos guardaban.

La ruta de Hernán Cortés de Fernando Benítez nos hace viajar junto con el español a través de los mares y las costas americanas, la prosa tan exquisita nos sumerge en las maravillas de la nueva tierra, todo es asombroso ante nosotros. Pocos mexicanos, casi nadie, se salvan de no tener sangre indígena y “extranjera” en el cuerpo. Yo, por ejemplo, sé que la familia de mi abuela materna era española y vino a México a asentarse en las tierras del mágico Tepotzotlán. Benítez crea una reflexión certera y dolorosa sobre nuestras raíces, sobre el significado de ser criollo o mestizo y de cómo la sociedad fue amoldando a los nuevos héroes que… bueno, basta decir que México sigue sumido en la miseria.

Pero antes de llegar a la trágica conclusión (que, ahora que lo pienso, también puede ser un deje de esperanza por parte del autor), hacemos todo el recorrido de Cortés hasta la gran Tenochtitlan. Es mágico el libro, porque luego de contar lo sucedido hace siglos, Benítez se enfrasca en una reflexión de los lugares en la actualidad (bueno, en su actualidad, hace 50 años). “Así era Xalapa cuando los españoles la vieron por primera vez, así es ahora Xalapa, ¡miren qué hermosa!” ¿Qué podemos decir hoy de ella?

El dibujo que hace de Tlaxcala es impresionante, a nadie que haya puesto atención en sus clases se le olvida que los tlaxcaltecas junto con la Malinche son el epítome de la traición, pero ante la pluma de Benítez se destacan como personajes inteligentes cuyas acciones fueron el resultado de una sed de venganza, pero antes de eso, de un deseo de permanecer vivos.

Recomiendo ampliamente el libro a todos aquellos que quieran entender mejor el trance histórico de descubrir un nuevo mundo, que casualmente resulta ser el mundo en que vivimos: México. Benítez no aburre, sino que parece que uno estuviera leyendo el cofre de tesoros, y hay una gran bibliografía que lo respalda, además de anécdotas curiosas que, estoy segura, nadie ha escuchado en sus clases de historia. Además, la reflexión constante del pasado con el presente hacen que a uno se le antoje ir a recorrer los pueblos mexicanos que suelen quedar relegados a los sueños de conocer Europa. ¡Si en México hay tanto!

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …