Ir al contenido principal

La mirada de Elizabeth

Estos últimos meses han sido una odisea total. La furia del fin semestral arremetió contra mi persona como un viento potente que me llevó volando muy lejos. Literal: estas vacaciones conoceré Grecia, así que ya pueden darse una idea de todas las cosas inesperadas que siguen sucediendo en mi vida. Este blog para mí es una de las cosas más importantes en mi formación como escritora y me entristece mucho abandonarlo como lo hago. Pero ¿saben? en realidad soy así con todas las cosas. Mi desinterés y descuido me ha traído consecuencias tristes y, si no graves, a veces sí me hacen sentir mal. Lo que hoy me ha motivado a regresar por estos lares ha sido un encuentro inusual con mi prima Elizabeth. Deben recordarla, alguna vez escribí sobre el suicidio de su hijo, hace ya dos años, en la entrada La persona de las sonrisas. Ahora que estoy en casa me he dedicado a leer y escribir, ambas cosas me hacen sentir muy bien y casi no me despego ni del libro en turno, ni de la estructura de mi novela. Ese día yo estaba afinando los detalles del capítulo cinco de Soise Resurger cuando Elizabeth tocó el timbre de la casa. Venía acompañada de una sobrina de ocho años y nos traía la esquela de invitación para la misa de su hijo por los dos años de su fallecimiento. ¿Recuerdan que aquella vez les hablé de su sonrisa? Dije que ella era la persona de las sonrisas en su casa, dije que era muy alegre y animosa hasta que su hijo murió. Ahora que la vi el corazón se me encogió de pronto. Entró y comenzamos a platicar, ella tan suelta como siempre. Le dije que ya me faltaba muy poco para terminar la licenciatura y ella se alegró mucho porque me conoce desde pequeña. Me habló de su segundo hijo que este año entra a la preparatoria y también ahondó un poco sobre sus sobrinos que eran mis amigos de la primaria. [Como simple dato curioso, me inspiré en uno de ellos para uno de los personajes de Soise Resurger]. En fin, conversamos como si la vida pasara, pero como si al mismo tiempo se quedara estática. Como si fuéramos dos entes inamovibles que simplemente ven la vida pasar y que se asombran con los cambios y que se sienten felices con los logros. Y entonces mencionamos a Ricardo y yo creí que las lágrimas asomarían a sus ojos, pero no. Su mirada fue más bien como un pozo profundo. Sentí de pronto que detrás de ellos había un espacio lejano y oscuro, no sé si me explico. Profundos y tristes, completamente reveladores de su dolor. Sentí que hubiera preferido que llorara antes que ver esa inmensidad en su mirada. Era como si a través de sus pupilas derramara la tristeza y la depositara en mí como una especie de consuelo, como diciéndome: Ánimo, duele, pero sigue adelante. Cuando sus ojos se encontraron con los míos me quebré de pronto, de por sí soy muy sensible. He estado rota desde hace tiempo y me he pegado como he podido. Encontrar su mirada en mi plano visual me tambaleó de nuevo. Como siempre, comencé a preguntarme un montón de cosas. Ella me hizo ver que se había entregado a la vida con un loco furor y que yo tenía que hacer lo mismo. Todo su pilar era ese dolor, ese inmenso dolor que la partía mil veces y que al verla me brindaba un poquito de todo lo que ella sentía. Tan sólo un poco, apenas algo. La muerte ronda siempre. Y ya saben que se ha acercado a mí un par de veces. Muchos me dicen que soy muy radical al imaginar que puedo morir hoy en cualquier momento por cualquier cosa, pero es que así es. Esa mirada se anidó en mis más hondas enseñanzas. Adentro, en las raíces meras de mi concepción del mundo. Y después, no lo van a creer, luego de esa mirada tan insondable llegó el sonido de su risa. Un agua clara inundando por completo el vacío. Un sonido alegre y también profundo, tristemente feliz o felizmente triste, no lo sé. El sonido de la fuerza, de la esperanza y del aguerrirse. Se fue y yo me quedé pasmada. Todos los días me sorprendo de muchas cosas y esa mirada seguida de la risa me dejaron una impresión que tenía que ser escrita. Siempre he dicho que soy muy feliz y es verdad, aunque algún tiempo un amigo me hizo dudar de tal afirmación porque me dijo que siempre me veía más triste que feliz. Yo le dije que me alegraba la tristeza y él dijo que eso no era posible y que, de hecho, nadie podía ser realmente feliz. Tal vez sea que no todos pueden tomarlo así. Estos meses han sido en verdad una odisea y yo quiero contarles un montón de cosas, pero ya no quiero prometer nada porque siempre me traiciono. Espero que todos estén bien, muchas gracias, de verdad, por leerme.

5 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …