22 enero, 2018

Nuevo ensayo

Hace ocho años y medio vine a vivir a la Ciudad de México para estudiar la Universidad. No tenía idea de lo que me esperaba y, aunque tenía un poco de miedo, era mayor mi emoción. Este blog me acompañó desde entonces. Funcionó como una especie de diario donde relaté vivencias con amigos y con amores, donde podía desahogarme cuando me sentía triste, sola o frustrada. Y luego... pues la vida siguió su camino y casi sin darme cuenta dejé de publicar mis escritos. Las cosas han cambiado muchísimo, por supuesto. Me mantengo en la ciudad casi de puro milagro. Tengo proyectos que antes sólo eran un sueño. Cosas así. En algún momento consideré seriamente borrar este blog o, al menos, no volver a escribir nunca más en él y archivarlo como un tesoro virtual, al que regresaría con los años como regreso a mis diarios de infancia. Pero no pude. Así que aquí estoy, otra vez. 

No pude borrar este blog porque tiene mucho de mí.
No pude porque a veces me sorprendo pensando: "Oh, esto podría escribirlo en el blog".
No pude porque Ensayos de Abril nació aquí.

Esta es una breve presentación para esta nueva etapa:

Hola, me llamo Gabriela, pero elegí el nombre de Abril a los diez años.
He encontrado tres palabras que me definen a la perfección: booktuber, onironauta y feminista.
Mi color favorito es el rojo.
Dos artistas que amo: Natalia Lafourcade e IU.
Ir sola al cine es una de mis actividades favoritas.
La comida asiática está en mi top de placeres.
No concibo la vida sin el baile y la cantada.
La seriedad habita mi rostro, pero soy chida.
Leer es mi vida.


¿Me cuentas algo de ti? Gracias por acompañarme en este nuevo ensayo.

Publicar un comentario