Ir al contenido principal

Virus VA001

Landa Galen no encontró ninguna diferencia en su organismo cuando recobró la conciencia. Le habían dicho que se sentiría más ligera, casi de papel y por eso se entristeció bastante cuando no pudo percibir la sensación de ser diferente. Casi estaba segura de que el virus no había sido compatible y de que su organismo lo había rechazado, pero cuando miró las computadoras y vio que marcaban absoluta compatibilidad tuvo que llevarse una mano a la boca. Sonrió con suficiencia pues no esperaba menos de sí misma, era ahora portadora del virus VA001 que, según las investigaciones, tendría que proporcionar el poder de…

Quiso probarlo inmediatamente. Se quitó los cables e hizo caso omiso a las indicaciones de médicos y científicos que estaban con ella, incluso ignoró a su maestro. Así, descalza y con la bata blanca con la que había sido operada, salió al campo de pruebas del laboratorio. Parecía una loca suelta en un manicomio. El grupo de gente que había llevado a cabo la operación la seguía entre molesto, divertido y expectante, nadie conocía enteramente los efectos del virus. Landa, ignorándolos, se dispuso a probarse.

Estaba parada justo al inicio del campo de pruebas que era un prado enorme. La organización para la que trabajaba Landa se había encargado de delimitarlo correctamente con barreras que rechazaban a cualquier intruso, preparado o no tecnológicamente. El cielo estaba tan claro que Landa tuvo la certeza de que ese día iba a ser inolvidable, era el día en que ella por fin… Respiró hondo. Se mentalizó. Y una vez que sintió esa paz recorrerle el cuerpo comenzó a saltar.

Primero eran saltos como cuando uno salta la cuerda, ahí, en el mismo sitio, pequeños y numerosos. Landa poco a poco comenzó a sentir en sus pies una fuerza increíble y supo entonces que era el momento de correr. Inició así una carrera recta, sentía sus pies como armas de propulsión, tenía una velocidad increíble, al menos jamás en su vida había corrido así de rápido. Cuando consideró que el ritmo era adecuado dio un salto y siguió corriendo, fue como si saltara un charco. Y luego volvió a hacerlo, esta vez como si saltara un río. Y a cada nuevo salto recorría mayor distancia en el aire. Hasta que… hasta que dejó de caer.

Landa Galen experimentó por primera vez en su vida eso de volar. Volaba, de verdad. Estaba radiante de felicidad, los brazos los llevaba pegados al costado y se impulsaba constantemente con el pecho. Después de todo aún no existía ninguna forma de volar adecuadamente porque, según los datos, ella era la primera que lo hacía sin algún aparato externo. Estaba realmente feliz. El aire le golpeaba la cara y le pegaba la bata al cuerpo, ni siquiera le molestó o le preocupó que debajo no llevara nada. Pensó que no había nada mejor que volar casi desnuda.

Miró hacia abajo, el prado se extendía verde y pequeño. Se elevó más y más hasta que un sonido le taladró los oídos, era la alarma del campo de pruebas que avisaba que algo anormal estaba sucediendo. Ella misma trataba de violar las barreras. Rió y bajó de altura. Es que era tan genial estar volando, apenas estaba comprendiendo el salto enorme que había dado la organización, el virus VA001 era un milagro. Un verdadero milagro. Y Landa pensaba en eso cuando vio que el grupo de científicos y doctores le pedía que bajara cuando se acercó a él.

Descendió. Se posó suavemente de nuevo en el prado. Tenía una sonrisa enorme, los del grupo también. El jefe de todos ellos se acercó y le dijo:

--Enhorabuena, Landa, eres el primer ser humano que literalmente puede volar.

1 comentario

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …