Ir al contenido principal

Un premio

lucky star23

Mi sueño más extraño

A veces pienso que todo es un sueño extraño. Oníricamente hablando puedo referirme a esos sueños donde me despego del suelo y voy volando por sobre todos, sintiendo el aire rozar mi rostro, la energía del impulso invadiéndome cada parte del cuerpo, la alegría de ser libre. Puedo hablar también de los fantasmas que me persiguen ansiosos de que yo me vaya con ellos, pero nunca quiero y siempre termino corriendo por laberintos desconocidos hasta despertar sudorosa en mi habitación. El último sueño que entraría en la clasificación de extraño es el que tuve la semana pasada, estaba atrapada en un edificio que se inundaba; de todas partes caía agua, había tanta que me maravillaba ver mi rostro reflejado en todas partes y sólo tuve miedo cuando recordé que no sabía nadar. Mi mamá dice que eso significa que lloraré mucho todavía. Yo creo que sólo es símbolo de que me dormí con sed.

Ahora, refiriéndome a los sueños que deseo cumplir está aquel de dormir algún día en la calle, sentir el asfalto frío en la espalda, lucir lagañosa y sentir una especie de abandono del mundo. He pensado que si lo hago será en la pequeña calle que está justo a un lado del edificio donde está el departamento. Muchas tardes me he asomado por la ventana y he notado que es el sitio perfecto, es triste y vacío cuando nadie lo transita, las paredes están rayadas e incluso luce sucio; pero, y tal vez sea una locura, siento que con mi presencia cobraría una especie de vida infantil. Como un asfalto sonriendo porque he decidido dormir en él. Siguiendo la misma línea de sentir la soledad me gustaría caminar por los túneles del metro, experimentar literalmente estar debajo de todos; esta idea surgió luego de leer a Julio Verne y maravillarme con sus descripciones de la tierra. Pienso en eso siempre que uso ese transporte y espero el feliz día en que David me lleve a ver la construcción de la línea dorada.

¿Mañana, tarde, noche o madrugada y por qué?

Me gustan todas las horas del día, pero odio el calor. Rara es la ocasión en que disfruto las mañanas, soy floja y el sol siempre me gana, así que también lo detesto por eso. Este semestre lo que más amo de las mañanas es mi clase de literatura latina, sólo por escuchar a ese profesor vale la pena despertarse temprano. Las tardes son sinónimo de escuela y de amigos; lo que más me gusta de ellas es la hora azul, el momento justo en que la tarde pasa a ser noche, el cielo se pone de un rojo intenso y hay una brisa suave que mueve mis cabellos con tal delicadeza que quiero abrazarla. En las noches generalmente estoy sola, leyendo, escribiendo, viendo doramas, comiendo, dizque haciendo tarea. Y entonces llega la madrugada recibiéndome en sus brazos, es silenciosa y, al mismo tiempo, cariñosa. Escribo en mi diario, lloro, recuerdo, me entrego a una reflexión de mi ser hasta caer en el sueño. Cada día es como una vida entera.

Mes favorito y por qué

Abril, por supuesto. Tiene cinco letras, entre ellas una L, la mejor de todo el abecedario. Es corto, preciso y conciso. Primavera. Mes en que nací. Sobrenombre que elegí. Mes de los niños. El blog se llama Ensayos de abril, no por referirse a mí, sino porque se refiere al mes. Cuando abrí el blog pensé en hacer diversos ensayos (del verbo ensayar) de todas las facetas posibles de abril. Ensayar vivir varias vidas en ese mes. En cierto modo es una analogía de mí como un ser-tiempo. Como si yo fuera el mes y tuviera la capacidad de alargarme a otros meses, a todo el año. Me gustan todos los meses, todos los días, todas las horas; pero abril, abril es definitivamente el favorito.

¿Mariposas en el estomago, luciérnagas en la cabeza o ambas y por qué?

En lo personal no me agrada mucho aquella idea de tener insectos dentro de mí. Pero omitiendo ese hecho, prefiero tener mariposas en el estómago, es el símbolo más choteado de que estoy enamorada. Me gusta la sensación de flaqueza cuando ese alguien se me acerca, los colores subiéndome por la piel, el balbuceo inesperado, el contacto con su cuerpo que ocasiona gritos de victoria en las células de la dermis. Me gusta estar enamorada y luego romperme mil veces y luego volver a construirme. Y así sucesivamente por el resto de mi historia. Las luciérnagas en mi cabeza no las puedo ni imaginar, siempre he visto mi mente como un lugar amplio y lleno de flores, siempre con luz, nunca como algo que necesite ser iluminado, ni siquiera en los momentos de terrible soledad o dolor.

Ídolo a seguir y porqué

Esta pregunta es muy difícil. Pienso en mi familia y opino que todos ellos son dignos de admiración, aún con todos sus defectos. Mis padres y mis hermanos están presentes todo el tiempo, así que sí podría considerarlos como gente a seguir. Pienso también en David y en Tere, cada día aprendo más de ellos. Igual mi primo Pablo, en verdad lo admiro y cuando pienso en él me dan ganas de ser mejor. Lo mismo puedo decir de Fernanda. También pienso en Bastián de La historia interminable de Michael Ende, en realidad veo a esa novela como un pilar de mi forma de ser, todo lo que muestra es un aliciente a que yo quiera seguir adelante con mis proyectos. Lo mismo me pasa con Oskar de El tambor de hojalata de Günter Grass y también con el comodín de El misterio del solitario de Jostein Gaarder. ¿Puede considerarse como ídolo algún libro? Espero que sí. También, no sé por qué, últimamente he sentido mucha fascinación por Petronio. A grandes rasgos serían ellos, pero podría seguir llenando líneas, he descubierto que diario conozco nuevas facetas de las personas, de los libros, de todo, que logran que quiera seguir adelante.

 

Estas son las preguntas que Sucio Vagabundo hizo luego de entregarme un premio, la imagen de arriba. Me parecieron muy interesantes y creo que por eso me explayé. Gracias Sucio Vagabundo por tomarme en cuenta a pesar de mis ausencias. Ahora pasaré el premio a cinco bloggers, las preguntas que deben responder son las mismas, si quieren pueden cambiarlas cuando pasen el premio.

  1. Luis Marín; te quiero mucho, cariño :) Adoro sumergirme en tu prosa llena de melancolía, ardor, sutileza, amor.
  2. Sort; cuando pienso en ti se me viene a la cabeza una bicicleta yendo a toda velocidad por las líneas de un texto frágil, apasionado y, hasta cierto punto, triste. Me gustas desde la primera vez que te leí.
  3. Míkel F. Deltoya; visualizo tu forma de escribir como líneas yendo de un lado a otro de ciudades bohemias, cigarrillo en mano, el claroscuro del paisaje. Puro sentimiento eres tú.
  4. Hermes; intento desentrañarte y siempre fallo, me gusta leerte porque tengo la sensación de sumergirme en lo desconocido.
  5. Yeni; cuando nos vemos casi no hablamos, pero siempre he sentido una conexión extraña contigo. Como ya te he dicho, tus textos me remontan al pasado, son sinceros y duelen, pero de un dolor que sabe rico. Me gusta mucho leerte y cuando saques tu novela la devoraré y te pediré autógrafo.

Saludos a todos, especialmente a los nuevos seguidores y a los que vienen desde otros rumbos como FB o TW. Un saludo a los que me encuentran por casualidad. Gracias a todos por leerme. Marzo está siendo muy bonito.

3 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …