Ir al contenido principal

Conocí a Lengua de Brujo

Tengo un amigo que se llama Mario al que hemos apodado “el político”, porque siempre que habla parece que anda en campaña. El otro día que estábamos aburridos le presté el ejemplar de Winnie the Pooh, que saqué de la Biblioteca IBBY, para que me leyera una de las historias de ese oso tan dulce y tontorrón. Él accedió de inmediato (imaginen el nivel de aburrimiento que tenía). Había leído dos párrafos de un capítulo que se titula “En el cual Puerquito se encuentra totalmente rodeado por las aguas” cuando me dijo:

—Abril, por favor deja de leer lo que leo porque ahora le meteré de mi cosecha.

Entonces yo dejé de mirar las líneas que él iba leyendo para entregarme a su narración tan peculiar. Mario logró transportarme al día lluvioso en que Puerquito temía quedarse siempre atrapado por las aguas y para conseguir que lo rescataran había lanzado una botella al agua con un mensaje que decía: “¡Socorro! Puerquito (Yo)” y del otro lado: “¡Soy yo, Puerquito, socorro!”. El oso Pooh encontró el mensaje y con ayuda de Christopher Robin rescataron a Puerquito. Tendrían que leerlo para ver que es una historia excepcional, sencilla, tierna y, sobre todo, muy inteligente. El caso es que cuando Mario terminó de leer yo aplaudí llena de ánimo. Y fue más nuestra sorpresa cuando más aplausos se unieron al mío, de otras personas que estaban en el mismo lugar que nosotros.

Leer en voz alta es un verdadero placer, el énfasis, los tonos, la voz es capaz de transportarnos. Por eso no me extraña que a Cornelia Funke se le haya ocurrido la genial idea de que uno de sus personajes tuviera el poder de dar vida a otros personajes mediante su lectura en voz alta. Mario podría ser un excelente Lengua de Brujo porque ese día yo vi a Puerquito, a Pooh y a Christopher Robin canturreando bajo la lluvia.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …