Ir al contenido principal

ACERCA DE LA POLÍTICA EN COYOTEPEC

Así fue. Cumplí 18 años. No exactamente porque fuera mi deseo, no exactamente porque me urgiera decirle a mis padres “soy mayor de edad puedo hacer esto o lo otro”, en realidad cumplí 18 años llena de tareas, de confusiones y recuerdos, el tiempo alcanzó mi vida. Y quizá lo peor del caso fue que la alcanzó en momentos de elecciones y en épocas de campañas políticas tan estresantes y sin sentido que provoca simple repudio a la realidad del país.

Antes de esa edad la política me interesaba pero al fin de cuentas no me importaba demasiado, leía de los presidentes, me burlaba de Fox y me hacía la ofendida por el fraude a López Obrador, pero jamás iba a las marchas, me aburría la televisión y los temas se me olvidaban al poco tiempo, puesto que son contadas las personas con las que pueda hablar sobre política sin que hagan caras o comiencen a despotricar a diestra y siniestra sin saber por qué.

Lo cierto es que la palabra POLÍTICA en México es sinónimo de mentiras, de impunidad, de fraude y corrupción. Ya lo dijo Octavio Paz “Ningún pueblo cree en su gobierno. A lo sumo, los pueblos están resignados”. Y mi pueblo se llama Coyotepec, y es vecino de Huehuetoca, Teoloyucan y Tepotzotlán, lugares que nos han rebasado no sólo en globalización sino en mejor calidad de vida.

No voy a traicionar a mi gente hablando mal de ellos, amo a Coyotepec por el simple hecho de vivir aquí toda mi vida, y me preocupa qué será de él en el futuro. Los candidatos a presidentes municipales simplemente no convencen. Mi familia está dividida, eso demuestra la pluralidad de ideas que existen en este pueblo, no es verdad que en Coyotepec predomine el PRI, pues a diferencia de otros lugares la gente de este pueblo decide por el candidato y no por el partido, claro ejemplo es que nos han gobernado los tres principales PRI, PAN y PRD.

 caravana de juan casas El candidato del PRI se llama Juan Casas, hoy de hecho fui a la caravana que se hizo en el pueblo a favor de su persona. Dicen que fueron 1200 carros, yo simplemente no lo creo porque el lugar donde se efectuó el mitin no se llenó. Juan Casas fue el famoso personaje del Dedazo de Enrique Peña Nieto [político que aun me causa revuelo, sé que es apadrinado de Gortari, ya lo dice la nota de Proceso, pero es un tipo que la ha sabido jugar], además Juan Casas utilizó una mala estrategia, se avocó demasiado por los jóvenes dejando a los viejos lobos atrás, eso en principio suena muy bien, pero se le olvidó que nunca convencerá a un ratón de que un gato negro trae buena suerte. Yo no creo en Juan Casas.

Juan Abad es el candidato de Convergencia, es la tercera vez que juega para el puesto de Presidente, pero muchos ya no creen en él. Aunque la ha sabido jugar, porque su táctica es ir por los votos de los barrios más alejados del municipio La Planada, Pueblo Nuevo, Santiago, les da fiestas, espectáculos, regalos, varillas y láminas. Con decir que hasta existe la gente que lo idolatra. Puede que al principio haya sido una buena persona, puede que todo el pueblo le creyera, pero ahora, como dice el historiador inglés Lord Acton “El poder tiende a corromper, el poder absoluto corrompe absolutamente”. Yo no creo en Juan Abad.

El candidato del PAN se llama Paulino Solano, es una persona preparada, y tengo fuentes muy confiables de que cumplirá lo que promete, sin embargo yo tengo mis reservas, quiere promover a Coyotepec como “Pueblo Mágico” y desea hacer invernaderos, yo no sé qué mostraremos de Pueblo Mágico, sólo tenemos nuestra presa, la virgen de piedra y la casa de piedra, no es con afán de burla, pero seamos realistas, su consigna reza “Si no te cumplo, renuncio”, y si renuncia ¿qué pasará con Coyotepec?, además de que dice que ha trabajado mucho en Chiapas, ¿por qué no lo hizo en el pueblo? Yo no creo en Paulino Solano.

Herbaldo Cruz Zavala es el candidato del PRD, es el que, por consenso general, tiene menos adeptos, dudo mucho que llegue al puesto, no tanto porque sea mala persona [aunque sí tiene cola que le pisen], sino porque la administración que va a salir fue del PRD y ganó únicamente por la ola avasalladora de López Obrador, el señor Carlos Meléndez que ahora hasta se atreve a proponerse como Diputado Local. Es la segunda vez que juega el señor Herbaldo, ¿acaso el PRD no tiene más candidatos? ¿Tan solo está Coyotepec? Yo no creo en él.

Seguí las instrucciones del Instituto del Fraude Electoral (IFE), analicé las propuestas y pensé, pero NO CREO EN NADIE, entonces me pronuncio a favor del voto nulo, que también tiene mucha revuelta hoy en día, pero no encuentro otra opción, Paul Valéry dijo una vez que “La política fue, en principio, el arte de impedir a la gente meterse en lo que le importaba. En una época posterior, se le agregó el arte de comprometer a la gente a decidir sobre lo que no entiende”. Si en Izcalli muchos se dejan llevar porque Alejandra del Moral está guapa, así como nos dejamos llevar por la porra de Peña Nieto, esa que decía “Enrique, mi amor / serás gobernador”, yo de verdad apoyo el voto nulo. ¿O acaso debo pensar como Bernard M. Baruch [financista y asesor gubernamental norteamericano]? ¿Votar por el que menos prometa, para así salir menos defraudado?

EleccionesMX en Coyotepec
2 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …