Ir al contenido principal

El retorno de los tres sujetos

Yo los vi llegar. Entraron haciendo un estruendo que despertó a todos los muebles. Hicieron cuentas, fueron por víveres y regresaron a cenar. Luego se pusieron a ver Diario de una pasión, yo los vi lagrimear…

Sujeto número 1: Responde al nombre de Tere, tiene 18 años, estatura media, tez morena, estudia Actuaría en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Es muy risueña. Tiene una familia muy unida. Es graciosa. Ríe demasiado. Cocina rico. Es responsable. Tiene un novio que se llama César, mejor conocido como Checharino pan y vino. Durante la observación presentó signos de preocupación por sus clases. Posibles peligros: por el momento no se encontró ninguno. Seguirá en observación.

Sujeto número 2: Se llama David, tiene 18 años, estatura alta, tez apiñonada. Estudiante de Ingeniería Geomática en la Facultad de Ingeniería de la UNAM. Es demasiado gracioso. Deportivo. Simpático. Hace excelentes aguas y jugos. Tiene una novia que se llama Lupita y la adora muchísimo. Durante la observación mostró signos de locura, a cada rato decía “huelo a borrego”. Posibles peligros: se organizó un comité entre los trastes pues según datos anteriores a este sujeto le encanta hacer malabares con las cosas de la casa. Permanece en observación con posible riesgo de detención permanente.

Sujeto número 3: Su nombre es Gabriela, tiene 18 años, estatura baja, tez morena clara. Estudiante de Letras Clásicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Graciosa. Le gusta escribir. Ríe. No sabe cocinar. Ama los chocolates. Tiene un novio que se llama Saúl al cual no ha visto porque vive en el pueblo de donde ella proviene. Durante la observación presentó signos de incredulidad ante lo ya demostrado: el regreso a clases. Posibles peligros: se hizo un comité con todas las cosas pequeñas del departamento pues ella tiene a perder todo. Permanece en observación.

El departamento se ha preparado. Las puertas trataron de volverse más resistentes. Los trastes procuran no hablar frente a ellos. He aquí unos testimonios:

No pues yo soy hermano del vaso aquel que murió por la patria de los trastes, ahora ando a la defensiva, no es que me caigan mal esos sujetos, pero sí le tengo miedo al grandote, espero que no halla muertes durante estos meses”.

Vaso de vidrio III, hermano de Vaso de vidrio II

La verdad yo sí ando bien enfadado, no es posible que nos hayan cambiado por Fortileche, aquí ando haciendo unas movilizaciones con los cartones de leche Alpura, esos tres sujetos serán bien buena onda, pero no nos pueden cambiar así como así”.

Cartón de leche comandante Alpura que habita a un lado del bote de basura

Yo sí estoy re-japy por el retorno de los tres sujetos, imagínate ¡estuve apagado dos meses! Ya huelo a choquiake, pero soy feliz porque me van a lavar y al menos ya vuelvo a funcionar. No cabe duda, sin estos tres sujetos mi vida no tendría sentido”.

Refrigerador LG

Reportó para ustedes el Espejo de la sala. Esperen nuevos avances en mi investigación personal sobre el retorno de los tres sujetos al departamento. Cambio y fuera.

Notas:

Hoy es 02 de febrero: conmemoración del cuarto mes de noviazgo de Gaby y Saúl. xD

4 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …