Ir al contenido principal

Despedidas y bienvenidas

Quiero decirte que entiendo que he de morir.

Abril G. Karera, 24 de marzo de 2012

Me gusta recordar ese momento en que descubrí que el presente es un breve lapso de tiempo, intangible. Una mirada, una sonrisa, algo que está y de pronto se esfuma con velocidad. Mi dedo posándose en la tecla es el presente, pero de pronto ya es pasado y entonces el tiempo transcurre y el acto de haber posado mi dedo sobre aquella tecla va a dar a esa enorme pila de momentos amontonados y pasados, repitiéndose en su propio tiempo sin cambio alguno porque el pasado no cambia. Descubriendo eso me alegra descubrir el poder que tengo para hacer mi futuro, ¿qué cosas haré que se repetirán por siempre en el pasado? ¿Cuántos actos de buena voluntad sucediendo sin cansancio en la memoria? No sé si me estoy explicando bien, pero les estoy diciendo que tengo poderes mágicos: decido mi futuro. ¿Forjo el destino o tan solo hago comunión con él? Un poco de las dos cosas, pienso. Las decisiones que tomo se mezclan con las decisiones de todas las personas en este mundo y juntos vamos entramando el tiempo y escribiendo lo que será pasado.

Este año algunas personas tomaron la decisión de dejar de acompañarme en la escritura de mi vida, decisión que yo apoyé. Nunca se sabe quién terminará al lado de uno, quién es el verdadero amigo. Pero me alegra poder seguir adelante, con el recuerdo que esas personas me dejaron. Aunque ahora ya no estemos juntos por las decisiones que cada uno tomó, los momentos que compartimos se quedarán en mi memoria y recurriré a ellos siempre que lo necesite, creo que eso se llama experiencia. La vida es curiosa, es como si uno se fuera encontrando con las personas necesarias en el momento necesario y, en cuanto se ha comprendido lo que debía comprenderse, todo toma otros rumbos.

Siguiendo con esa lógica, este año también aparecieron nuevas personas en mi vida, sólo nosotros decidiremos qué tan lejos caminaremos juntos. Gente del pasado volvió para tomar mi mano con fuerza y no soltarme, cosa que me hace feliz. La gente del pasado, de la infancia, es la que mejor puede apreciar la evolución de nuestra persona. En fin, la siguiente fotografía fue tomada justo antes de que todas las despedidas y bienvenidas de este 2012 se dieran. Fue durante una salida a la Marquesa en marzo de este año; por decisiones que fueron mezclándose, dos personas a las que quiero mucho se alejaron de mi camino, pero ahora comprendo que fue lo mejor.

421140_205403932899651_507913367_n

Sólo me pregunto, ¿qué tan dispuesto estamos a dejar ir a quien tanto queremos? ¿Cómo es que pueden romperse lazos de esa manera? ¿En verdad están rotos? ¿Cuántas despedidas daremos antes de dar el último respiro? Y, lo mejor, ¿a cuántas personas más daremos la bienvenida a nuestras vidas? ¿Quiénes de los que ahora, en este instante, están con nosotros permanecerán con nosotros hasta el fin de nuestros días?

2 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …