Ir al contenido principal

La aventura del celular

6:45 am. Gaby se levanta demasiado rápido, no ha estudiado nada para el examen de Historia de Roma, toma su cuaderno y se pone a leer. Sale un momento a la sala, Tere escucha sus pasos y la llama desde su habitación:

—¿Gaby? ¿Qué crees que me pasó?

Gaby se asoma al cuarto de Tere, la ve aún debajo de las cobijas, pero ya está despierta:

—¿Qué pasó Tere?

—Perdí mi celular.

—¿Cómo?

—Sí, lo perdí…

—Pero ¿dónde? ¿por qué?

—Pues apenas me di cuenta hoy como a las 2am, ya vacié mi mochila, ya busqué en la sala, no lo tengo.

—¿No se lo habrá llevado César?

—No sé… es que ayer estuvimos estudiando en la Biblioteca y como ya la iban a cerrar metimos todas nuestras cosas muy rápido, probablemente él se llevó el celular sin darse cuenta…

—Pues ya ves, pregúntale.

—Pero es que no sé, porque también cuando salimos me dijo “¿Quieres que te quite el estrés?” y entonces me dio un abrazo muy fuerte, y luego nos sentamos en una jardinera, cuando nos levantamos probablemente se me cayó del pantalón.

—Pues vamos a buscarlo, todavía es temprano, ¿ya llamaste?

—Sí y ya me manda a buzón ): Además ya iba a ir por él a las 4am pero David no me dejó, él estaba despierto y me vio que me levanté, entonces me dijo “¿Ya te vas?”, "Sí, voy a buscar mi celular a la jardinera”, “Pero Tere ¡son las 4am!, duérmete”, “Pero es que…”, “No Tere, todavía es muy temprano, ni han abierto la escuela”, y me resigné.

—Pues vamos, ahorita ya no es muy temprano.

—Ok.

Tere y Gaby se cambiaron la pijama y salieron veloces del departamento. Mientras caminaban a la jardinera de la Facultad de Ciencias fueron hablando de varias cosas, algunas como “Me van a regañar, Gaby. Ya he perdido otros celulares” o “¿Sabes Tere? Esto me recuerda cuando me robaron mi Nokia, ese día sí lloré, pero por el mensaje que estaba esperando ):” o “No, la gente honesta ya no existe y menos en el D.F., todavía en Coyote puedes mantener una esperanza, pero aquí ya no”. Pronto llegaron a la jardinera, no había nada. El celular había muerto por la patria.

Se regresaron al departamento, Tere llamó a César, pero él no tenía el celular, “Hicimos lo que pudimos” pensaron ambas. Tere se metió a bañar, Gaby se puso a leer sus apuntes de los etruscos, estaba justo en la parte donde decía que los etruscos tenían basada su religión en los augures cuando sonó el celular de Gaby, “¿Quién será? De seguro es mi mamá… ¡o tal vez sea Saúl! Waaaaa ¡tengo que contestar!… ¿por qué me está llamando Tere? ¿Tere encontró su celular en el baño? ¿Me está llamando para decirme que encontró su celular en el baño?”

—¿Bueno?

—¿Sí? Disculpa, es que encontré este celular con el que te estoy llamando y quisiera devolverlo.

—¡Sí! ¡Lo estamos buscando!

—Ah pues mira, ahorita estoy enfrente de la Biblioteca, vengo de azul.

—Ok, sólo que estamos un poco lejos de la Fac.

—¿Cuánto tiempo las espero?

—Veinte minutos por favor, ahorita llegamos.

—Me parece bien, nos vemos.

Gaby corre al baño.

—¡TERE! ¡TU CELULAR! ¡TIENEN TU CELULAR!

—¡AAAAAAHHHHHHHHHHHHH! ¿QUIÉN GABY?

—No lo sé, ¡pero me acaban de hablar! Suena como a un señor, habla raro el español, seguro es extranjero, ¡corre! ¡dije que en veinte minutos!

—¡AAAAAAAAAAAAAHHHHHH! ¡No lo puedo creer!

Tere sale precipitada del baño, se cambia en un dos por tres. Ambas salen corriendo del departamento, esta vez piensan cosas diferentes “¿Pero cómo me llamó a mí?”, “Pues es que eres la única que dice Gaby Prima, todos mis demás contactos no dicen hermano, papá o tío”, “Existe la gente honesta, Tere, hay que invitarlo a desayunar”.

Llegan la la Biblioteca de la Facultad de Ciencias. Hay varios sujetos de azul, Gaby espera encontrar a un señor, pero sus ojos notan la presencia de un chico sumamente guapo que lleva una sudadera azul rey y que está sentado justo enfrente de la Biblioteca, “Ojalá no sea él, es demasiado guapo…”

—¿Acaso buscan un celular? —dice el chico con una sonrisa que, al menos a Gaby, deja paralizada.

—Sí, waaaaa, no lo puedo creer .—expresa Tere con el celular en las manos, el chico se lo ha dado y sonríe con ellas.

—Sí, lo encontré allá abajo, se te cayó ¿no?, estaba en la jardinera.—Gaby observa al chico, tiene ojos color miel, es simplemente guapo, cabello castaño claro, y al parecer estudia algo de plantas pues tiene un libro enorme con ilustraciones frente a él.

—¡Sí! muchísimas gracias, no sé cómo puedo agradecértelo.

—No, no te preocupes, así estoy bien.

—Pues muchísimas gracias nuevamente  :D—Tere sonríe enormemente, el chico también.

—De nada, buena suerte.

Tere y Gaby regresan sorprendidas. Parecía príncipe, iba de azul y además es honesto. Afortunada la chica que lo tenga. Afortunada Tere que pudo recuperar su celular. La gente honesta sí existe en el D. F. y Tere decidió algo, de ahora en adelante, sin pensarlo, iba a regresar todo lo que se encontrara, no importara cuánto le costara. Así es la cadena de favores. Si todos la siguiéramos, nuestro país y el mundo serían mil veces diferente.

11 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …