Ir al contenido principal

Rencor de niños

Nina y  Aisha no se hablan muy bien. Nina tiene 7 años,  Aisha casi 8. No se hablan muy bien desde el año pasado. Desde que murió Karol. Al principio todos pensaban que era un simple enojo, uno de esos que caracterizan a los niños, dicen “te odio”, pero si les ofreces un chocolate o los consientes cambian de parecer, pero ha resultado ser algo más grave. Cuando era chiquita nunca me pelee tan en serio con mis primos, todos ellos son como mis hermanos, y hasta la actualidad seguimos queriéndonos y contando unos con los otros.

Nina y Aisha también son mis primas, pero son del “grupo de los peques”. No sé cómo rayos mis tíos se pusieron de acuerdo, nos tuvieron a intervalos, los que pertenecemos al “grupo de los grandes” tenemos entre 15 y 20 años, sigue el “grupo de los medianos” de entre 10 y 14 años. Y luego los chiquitos, de 4 a 8 años. Cuando hay fiestas familiares, todos, sin estar consciente de ello, se van con su respectivo grupo.

Desde que murió Karol la familia cayó en shock, se acepta la muerte de los adultos o los ancianos, pero la muerte de los niños y los jóvenes siempre deja una especie de lapsus mental en la cabeza. Karol era hermana de Aisha. Nina siempre jugaba con Karol. Cuando la pequeña niña murió, Nina lloró un día entero. Yo me pregunté esa vez, ¿cómo puede comprender la densidad del asunto a sus (entonces) 6 años?, Aisha, en cambio, jugó todo el día del velorio, y luego, sin dejar de sonreír, hizo dibujos y colocó un montón de juguetes en el féretro de Karol.

Mis tíos, padres de Karol, obviamente tuvieron problemas entre ellos, no es cosa fácil afrontar una pérdida de ese tipo, más cuando descubres que su muerte pudo ser prevenida. Comienzan los golpes mentales. La culpa y la desesperación. Aisha tuvo que afrontar todo eso. Lo más curioso (o preocupante) es que siempre la veía uno sonriendo. Hasta que un día no pudo más y se desahogó.

Así como yo considero a mis primos mis hermanos y sé que puedo contarles cualquier problema, así Aisha y Nina crearon ese vínculo. Aisha le contó todo a Karol, absolutamente todo, las peleas de sus padres, las discusiones con los abuelos, el posible divorcio, y el que la familia de su padre culpara a la mamá por la muerte de la niña. Problemas enormes que tuvo que soportar una niña de entonces 6 años.

Y así como yo le confío todo a mi madre, Nina le confía todo a su madre. Y le contó lo que Aisha le había dicho. Es aquí cuando uno descubre que cuando uno es niño los problemas no se le hacen en realidad tan grandes, siempre se confía en una solución, cuando uno se vuelve adulto comienza a achacar culpas y responsabilidades y pocas veces se confía en la solución. Se hizo un problema enorme de las confesiones de las dos niñas. Y las dos niñas se dejaron de hablar, porque Aisha dijo que Nina la había traicionado.

Actualmente las cosas están mucho mejor. Mis tíos no se divorciaron y han hablado entre ellos, las familias están en paz. Aún nos duele lo de Karol, falta poco para que se cumpla un año del fatídico día. Sin embargo, aún Aisha y Nina no se pueden hablar bien, Nina llora por eso, Aisha también, sólo que no enfrente de nosotros. A mí me sorprende lo orgulloso que uno puede ser de niño, o tal vez no es orgullo, sino dolor. Dolor que se convierte en rencor. Me sorprende mucho el rencor que puede sentir uno de niño. Ellos no deberían sentirlo.

5 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …