Ir al contenido principal

Todo por una imprudencia

Bianca y Alonso II

Bianca y Alonso II

Es difícil elegir entre el silencio y la explosión de todas las palabras pensadas. ¿Para qué hablar si la puedes mirar solamente? ¿Para qué confesarle tus sentimientos si sientes que serán amigos toda la vida? ¿Para qué…? Silencio, deja de pensar en eso, se acercan de nuevos ellas, las que no son amigas de Bianca, se acercan las amigas de Karla.

—Oye, Alonso —inicia Juliana. —¿Quieres ir con nosotras por una hamburguesa?

—Este… es que estoy esperando a Vaden, a Yasu y Bianca.—respondes con nerviosismo en tus palabras, notas que Karla se acerca, viene corriendo hacia ustedes.

—Ay, ándale, ahorita te ayudo a buscarlos ¿vale? —insiste Juliana.

Te dejas convencer y entonces te ves caminando entre ellas, siempre te ha sido fácil relacionarte con las niñas, ¿a quién no? No entiendes a esos chicos que se alejan de las mujeres como si fueran seres extraños, bueno, lo son, pero tú sueles comprenderlas. Dejas que las demás te pasen y sólo te quedas caminando con Juliana, ves de reojo que Karla voltea.

—¿Qué pasa? .—te pregunta Juliana.

—Nada, sólo quiero caminar más lento.—respondes.

—Ah ya… eres muy gracioso ¿sabes? .—dice Juliana de pronto y eso te extraña.

—¿Por qué lo dices?

—Bueno, todos pensamos que el 14 le dirías a Karla lo que sientes por ella, y no lo hiciste, a ver dime, ¿cuándo lo harás? —Juliana también era de las que pensaba que tu corazón era de la chica que dice frases extrañas.

—Ah eso… bueno, la verdad no sé si le diré…

—¿Pero por qué no sabes? Tú le gustas, tienes mi garantía.—suelta Juliana.

—Jajaja, gracias, pero es que… la verdad… me gusta otra niña…

—¿Qué? ¡Guau! No pensé que eso fuera posible, pero a ver dime quién es, no le digo a nadie… —ves que Juliana muere de la curiosidad, ¿por qué no decirle?, la conoces poco pero parece una persona confiable…

—Es… Bianca.—confiesas.

—¿Bianca? Órale, ¡qué buen plan!, es una chica sensacional.—responde Juliana sorprendiéndote.

—¿Tú crees?

—Claro… aunque…

—Aunque ¿qué? —el tono de la voz de Juliana te asusta, ella sabe algo que tú no.

—Yo pensé que Vaden y ella andaban… porque Vaden quiere con ella ¿o no?

—¿Vaden? No, no sabía nada.

—Ay, jeje, qué imprudencia la mía… no me hagas caso…

Entonces Juliana te tomó de la mano y echaron a correr para alcanzar a las demás. Lo que te ha dicho te deja pensando. Vaden… tu único amigo del bachillerato, el chico raro y guapo que rompe corazones sin que se dé cuenta…  Vaden… Vaden y Bianca… eso… no es posible… ¿o sí?

—Hola Alonso.—interrumpe de pronto Karla tus agitados pensamientos.—¿Qué piensas? Pareces perdido…

—Ah… nada importante… .—respondes, ves con fijeza a Karla, ella también es muy bonita… ¿acaso deberías pedirle lo que todos suponen?

—¿Y tus amigos? ¿Por qué no vinieron? —te pregunta de pronto.

—No sé, voy a buscarlos.—dices y te alejas… Piensas que si es verdad lo que te ha dicho Juliana tienes que actuar rápido, tienes que buscar a Bianca y decirle lo que sientes, así sin más… te tragas los nervios, notas que Karla te sigue con la mirada, y de pronto tomas la opción de que si Bianca te rechaza le dirás a ella. Llegas al salón de Química, Bianca y Vaden están juntos…

—Bianca… ¿puedo hablar contigo? —dices y aunque ella asiente, no dejas de notar que Vaden tenía entre sus manos las manos de Bianca…

Opción uno

Una vez que Bianca sale, tú le dices sin más lo que sientes, ella sonríe y te abraza. Dice que también le gustas y acepta tu declaración. Luego de un rato se lo cuenta a Vaden y él se alegra por los dos. Te das cuenta que en realidad Vaden y Bianca son buenos amigos y Juliana es una niña que supone demasiado.

Opción dos

Estás a punto de decirle todo a Bianca, cuando, a manera de telenovela cursi, te interrumpen las amigas de Karla. Ese día no puedes decirle nada, siempre que lo intentas algo pasa. Y luego, al hablar con Vaden, él te confiesa que también quiere con Bianca, y que hará lo posible para que ella le corresponda.

Opción tres

Bianca te rechaza. Tú no lo puedes creer. Resulta que has llegado unos minutos tarde y Vaden ya se ha declarado. Ella te dice que pensó que tú le dirías a Karla, que te quiere mucho, pero que al menos tiene la seguridad de que Vaden no quiere con otra niña. Te sientes triste y a manera de desquite vas a consolarte con Karla.

 

Recuerda que esta historia tiene una primera parte. En el presente capítulo pueden votar absolutamente todas las personas. En la próxima y última parte se darán a conocer las respuestas correctas. También los nombres de los ganadores y sus respectivos premios (: La fecha límite para votar es el viernes 16 de abril. Suerte.

6 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …