Ir al contenido principal

Yann Tiersen @ Teatro de la Ciudad 2010

Yann Tiersen México 2010

Aquí estás, con la mente trabada de recuerdos, con la emoción palpitándote en el pecho. Aquí estás, aún respiras, aún tus ojos distinguen la luz de la oscuridad. Piensas, no sabes a ciencia cierta qué piensas, estás cansada pero tus dedos se desplazan cálidamente por el teclado. Tú sólo intentas despejarte, dejar las neuronas en paz, y deseas dormir, dejar de lado todo lo que acontece.

Lo has visto, sí, al músico que te maravilló desde la vez primera que viste Amélie Poulain, te enamoraste de sus notas que lucharon contra todo en tu persona y se anidaron en ese espacio del cerebro donde guardas, sin querer, tus recursos para sobrevivir cuando te sientes triste. Lo viste. Viste a Yann Tiersen.

No sabes cómo te atreviste. Salirte de casa, ir sola al Teatro de la Ciudad, mezclarte entre personas que no saben quién eres ni les interesa. De verdad no sabes de dónde surgió tu valor para ir a escuchar sin compañía las genialidades de este músico francés. Caminaste por Allende y Donceles, veías la arquitectura de la Ciudad… tu cabeza no dejaba de pensar cosas, cosas que ahora no recuerdas, pero que en ese instante te provocaron escalofríos.

Sacrificaste el Vive Latino para ir a verlo. Y valió la pena, completamente. Ya que llegaste aquí descubriste que, en el Vive, Los Amigos Invisibles invitaron a cantar a Natalia Lafourcade Viviré para ti, te sonreíste. En esos momentos, Yann Tiersen, a su vez, te deleitó con Palestine.

Este es el Dust Lane Tour de Yann Tiersen, has buscado por todos lados el tracklist completo del concierto, no has hallado nada. Sabes que este nuevo disco que Yann promociona desde 2009 contiene canciones que hablan sobre la guerra, no es de extrañar que Palestine suene de esa manera.

Apenas hace una semana Yann estuvo en Coachella. Ahora, en el Teatro de la Ciudad notas claramente que ha bajado de peso, que luce joven a pesar de sus casi 40 años, se la rifa en el escenario, ya tocó la guitarra, ya tocó el bajo, mueve los sintetizadores, dice “Gracias”. Entonces se queda solo, las luces azules lo enfocan, toma el violín, el silencio en el Teatro es absoluto, y entonces empieza con las notas de Sur le fil, la piel se te pone chinita, es de esas melodías que hay que oír cuando la tristeza se agolpe en nuestro ser…

Intentas reconocer el resto de las melodías que suenan. No identificas ninguna. Te sientes torpe, sabes que las has oído alguna vez, pero los nombres se te escapan. Pides en Twitter que alguien suba el tracklist completo, horas después nadie ha subido nada, aún así mantendrás la esperanza. Y la mantendrás porque hubo una melodía que te hizo llorar, que te hizo ver desde lejos tu vida, tus recientes errores y aciertos. Pronto te viste a ti misma abrazada a Saúl apenas unas horas antes del concierto, las notas te llenaron por completo.

Entre las últimas melodías interpretadas Yann sorprende con La Rade, sientes que te sales del asiento, has oído esa rola en momentos cruciales de tu existencia humana, te sorprende Yann Tiersen, te sorprenden sus habilidades, la melodía te transporta a esos días en que la ponías a todo volumen mientras intentabas sofocar los llantos y la soledad, es la canción que más sonó cuando te cambiaste de casa…

El reloj marca entonces las 21:45pm, Yann se despide del público, es la tercera vez que lo hace desde que comenzó el concierto, todos saben ahora que es el momento definitivo, el concierto ha terminado. Valoras a Yann. Ha cambiado bastante. La mayoría de las melodías estaban más enfocadas al rock experimental, una especie de género raro, que no tiene mucho que ver con su antiguo instrumentalismo. Es verdad, te enamoraste de su música por el soundtrack de Amélie, ¿cómo olvidar La valse d’Amélie, Comptine d’un autre été y J’y suis jamais allé?

Yann Tiersen ha evolucionado, unos dicen que para bien, otros que para mal. Tú sabes solamente que hay canciones de él que te han marcado la vida, como Rue des cascades, Esther y Pale white. El concierto te ha fascinado. Piensas que la gente debe cambiar. Las melodías de Yann te gustaron. ¿No tendrá que ver con que ahora todo en tu vida es como un sueño al que se le atraviesan múltiples dificultades? Aún más que antes. Y te diste cuenta. Te diste cuenta que el nuevo patrón en las melodías de Yann Tiersen es llevarte de la alegría a la tristeza de un sólo jalón, con sólo un acorde, con un desplome de batería y cuerdas.

Abril dejó de ser tan difuso. Tout pour Yann Tiersen, il qu’est trés génial. Sa musique c’est fantástique. :D

7 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …