12 febrero, 2014

Hijos del sol

Una luz grande que traga a todos. Y nos expulsa llenos de colores. Rosa, azul, verde, amarillo, morado, naranjarosapúrpurarojonegroblanco… Caemos en campos dibujados que explotan con mil flores cuando nuestros cuerpos los tocan. El aroma a vida se esparce por todo el sitio. A vida huele todo y nuestros colores cobran fuerza.

No nos ven porque brillamos demasiado.

Deslumbramos.

Somos los hijos expulsados del sol. Del sol. Del sol.

Y cuando cae la noche nos acurrucamos debajo de los puentes y la gente que pasa siente el calor de nuestros cuerpos. Hacemos un día entero cuando la oscuridad rodea el entorno.

¡Un día entero! Una mañana llena de luz.

Somos eso, luz, luz, luz, sólo luz.

Publicar un comentario