Ir al contenido principal

Convertirse en Kvothe

“No sabía con certeza de qué huía, a menos que fuera de la gente. Esa era otra lección que había aprendido, quizá demasiado bien: La gente hacía daño”.

Hace unas horas terminé de leer El nombre del viento de Patrick Rothfuss. La primera vez que leí que el libro existía fue en uno de los blogs que sigo, la autora lo ponía como uno que había que leer antes de morir, así que lo apunté a mi lista infinita. Meses después vi que lo reseñaban en BookTube y me llamó más la atención, pero cuando quise adquirirlo en la librería su precio me asustó un poco. Un día, afuera de metro San Antonio, lo encontré en uno de esos puestos de libros viejos. Lo compré, fue una ganga.

Debo confesar que me desesperé un poco cuando comencé a leerlo, pues antes Rothfuss nos introduce en el ambiente de la historia, en los personajes, marcando claramente las personalidades para que uno se habitúe a ellos, además de utilizar un montón de palabras desconocidas como: fata, chandrian, arcanista, etc… que sólo con el desarrollo irán cobrando sentido. Una vez que Kvothe, el personaje principal, se digna a comenzar su relato todo es más sencillo.

Se supone que este hombre huye de algo o alguien, que espera la muerte por alguna razón desconocida y que se oculta fingiendo ser tabernero. Tiene un ayudante llamado Bast que ayuda a que nadie lo descubra. Obviamente todos queremos saber por qué se esconde, así que llega Cronista, un personaje que ayudará al lector a develar el misterio. Este Cronista lo insta a que narre su historia y Kvothe, haciéndose de rogar al principio, termina accediendo. Básicamente El nombre del viento narra todo lo que Kvothe alcanzó a contarle a Cronista en un solo día.

Me gustó mucho el libro y aquí enumeraré las razones:

1. Es de esas historias profundas que adoro. Es decir, no es una historia sencilla, sino que abunda en todo lo que se pueda abundar: psicología del personaje, psicología de personajes secundarios, ideas inacabadas que terminarán atándose al final (¡deben terminar atándose al final!), religión, sistema monetario, clases sociales, leyendas que sostienen la creación de ese mundo, en fin, que es muy completo y por eso ya respeto a Rothfuss, se nota a leguas que dedicó mucho de su tiempo a idear esta historia y eso es algo que sólo puede valorar alguien que alguna vez se haya sentado a escribir una novela con las mismas ambiciones.

2. Los efectos narrativos. Esta historia está contada en tercera y primera persona. Casi todo el libro es narrado por Kvothe, lo cual es un peligro siempre, pues si el lector no se siente identificado con él, existe el riesgo de que abandone la historia. Afortunadamente no me ocurrió a mí, no puedo decir que AMO a Kvothe, pero sí que me siento identificada con él y es quizás por eso que no lo amo. Es un personaje interesante y lo que más me gusta de su narración es que nunca se olvida de su condición humana, lo que provoca que te sientas todavía más cercano a él. Si tuvo miedo, te dice que tuvo miedo. Si tuvo hambre, te dice que tuvo hambre. No hay falsedades en el héroe.

3. Nuevos conceptos sobre la magia. Al menos para mí. Desde Harry Potter no veía un manejo tan fluido sobre algún sistema educativo sobre magia. No quiero decir que El nombre del viento se parezca a Harry Potter y eso es algo que agradezco bastante. Este libro me provocó una reflexión profunda sobre la palabra “magia” y también me emocionó cuando le dedicó casi todo un capítulo a la “nominación”, tema que adoro demasiado. Me encanta cuando las historias que leo me proporcionan nuevas ideas y me abren mundos vastos en los que me encandilo horas y horas.

4. El carácter femenino. Hay muchas mujeres en esta historia, cada una con una personalidad lo suficientemente delineada para que puedas distinguirlas entre ellas. Si he de ser franca, todas me irritan un poco, porque son tremendamente reales. Si los hombres dicen que no entienden a las mujeres, en la novela de Rothfuss esa afirmación se ve más que reflejada. La principal es Denna y estoy segura de que esconde un siniestro secreto del que, sé, me enteraré a su debido tiempo.

No estoy segura de haber visto fallos en esta historia, si los vi tengo que decir que me gusta con todo y esos fallos. Puedo mencionar: A veces no parece que Kvothe esté contando la historia a Cronista; hay tanto misterio que desespera; ¡es el principio apenas!

Sé que todavía me falta recorrer un largo camino para saber qué ocurrirá con Kvothe y aún quedan muchas preguntas en el aire, por ejemplo, todavía no sé por qué rayos está escondido en la taberna. Pero pasará. Me gusta Kvothe, tiene el cabello rojo y debe ser un pariente lejano de los Weasley y como yo amo a Ron…

No, ya en serio. Me gusta Kvothe porque anida miedos parecidos a los míos. Miedo a le gente, a ser herido, a entregarse otra vez para ser apuñalado. Porque es brillante, pero desordenado. Es precipitado. Es… bueno, ya no les digo, mejor descúbranlo ustedes mismos si alguna vez tienen la oportunidad de leer esta historia. Por lo pronto yo, hoy, me siento un poco Kvothe. Algo me dice que no es buena idea terminar convirtiéndose por completo en él.

1 comentario

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …