Ir al contenido principal

RecreArte Introspectivo

Escribimos. Escribimos como locos. La pluma nos domina y nos hace ir y venir por la hoja del papel. Algunos escritos son verdaderos éxitos, otros son tremendos fracasos, pero no importa. Todos los ámbitos son abarcados. Cuento, novela, poesía… Todos los temas. Tristeza, Alegría, Existencialismo. Escribimos. Escribimos para existir.

Ella se llama Betzabé. 17 años. Chilanga de corazón. A punto de iniciar su carrera en Medicina. Su blog es una maravilla. Escribe lo que piensa y lo que siente. Contagia las emociones. Te hace reír e incluso llorar. No puedes salir de su página sin antes haber pasado un buen rato. Piensa. Eso es nuevo. No todos piensan. Ella sí. Leer para ella es como beber agua, escribir como respirar. La conocí por San Google, su entrada Aunque les arda me cautivó. Desde entonces la leo.

Este de acá se llama Giovanni. 19 años. Originario de Sonora. Filósofo. Me agregó al msn luego de leer mi blog. Muchacho agradable. Primero me daba miedo, le hacía la plática porque sí. Pero un día nos desvelamos platicando de Literatura. Reanimó su blog. Su entrada El cabezón me dejó claro que sabe lo que escribe. Conoce la magnitud de sus escritos. Textos simpáticos. Todas las letras que plasma te hacen pensar.

Este don es Andrés. 20 años. De Cuernaranch, Morelos. Estudia Letras Hispánicas. También me agregó al msn, luego de saber que estudiábamos en la misma facultad. No muchas semanas después nos conocimos en persona. Un tipo loco. Amante de la lectura. Usa la escritura como remedio a las ideas que lo acosan. Como medicina ante la costumbre. Poeta. Me hizo llorar con Tipicidad. Sus pláticas son droga pura.

Y acá está Arturo. 19 años. Nació en Guadalajara, Jalisco. Filósofo. Hasta este momento puedo decir que es un tipo raro. Lo conozco desde hace tan sólo dos semanas. Ama escribir tanto como leer. Misterioso. Siempre preguntándose el por qué de los dolores que se expanden en los humanos. Agradable. Entusiasta. Sus escritos siempre tienen un halo de tristeza y oscuridad, Café con pan lo demuestra claramente.

Y yo. Yo que ya me conocen. Yo que entré al mundo blogger hace un año. 19 años. Originaria de Coyotepec, Estado de México. Estudiante de Letras Clásicas. No hay mucho qué decir. Sólo que también amo escribir. Y si eso no existiera no podría ser quien soy.

Los cinco, estos cinco, hicimos un blog. ¿La finalidad? Exigirnos como escritores. Podríamos llamarlo un blog literario. Sabemos que somos un grano de arena en el desierto, que nuestras expectativas son altas y quizás nos cansemos en el camino, el fracaso nos abrace y seguiremos con nuestras vidas. Pero no. Hay que intentarlo. Así nació este nuevo blog, con el amor de todos por la escritura, con el rescate de la Literatura Mexicana, con la creencia en los jóvenes escritores.

RECREARTE INSTROSPECTIVO

Consistirá en recrear palabras. Cada semana habrá una palabra propuesta, cada uno hará un escrito inspirado en esa palabra. Es un reto.

Así que hago promoción a este blog literario. Espero contar con la participación de todos ustedes. Es para los que aman leer. Para los que aprecian el valor de la creación literaria. Dense una vuelta y apóyennos. Créanme que con sus valiosos comentarios la retroalimentación nos hará ser mejores y no darnos por vencidos en el sueño de ser lo que buscamos mediante la escritura.

8 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …