Ir al contenido principal

El misterio del solitario de Jostein Gaarder

2007-10-23-gaarder

La filosofía es algo de lo que, definitivamente, no podemos despegarnos. Nos acompaña a todas partes y gracias a ella somos lo que somos. Se va formando con rapidez desde los principios de nuestra educación familiar, social y escolar. Nos damos cuenta cuando cuestionamos las cosas, las decisiones, la vida misma. ¿Quién soy y por qué soy así y por qué tengo que ser así? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? ¿Destino o casualidad? ¿Dios es una mentira? Infinidad de preguntas que responderemos personalmente tarde o temprano.

Tenía catorce años cuando me topé con El misterio del solitario del filósofo noruego Jostein Gaarder. La escuela secundaria a la que fui había recibido libros nuevos para la biblioteca y eso, por supuesto, era una invitación a pasarse ahí todas las tardes, los recreos, todo el tiempo. Eran tantos libros y tantos estantes que no sabía cómo elegir mis lecturas, así que cerraba los ojos y pasaba mis dedos por los lomos acomodados, contaba hasta cierto número y elegía al libro en el que mis dedos se detenían.

Realmente fui afortunada, no podía creer que a mis compañeros no les dieran ganas de ir a visitar la biblioteca. Italo Calvino, G. K. Chesterton, Christine Nöstlinger, Julio Cortázar y muchos más pasaron delante de mis ojos. Años después supe que había probado de lo mejor en la literatura. Pero El misterio del solitario me impactó de una forma nueva y personal (si me siguen desde hace tiempo ya saben por qué y de qué manera y hasta dónde llegó ese impacto), era el primer libro que leía que hablaba de filosofía. Que cuestionaba la existencia de los mismos personajes, así como la existencia del mismo autor.

Hans Thomas tiene doce años y emprende junto con su padre un viaje desde Arendal, Noruega, hasta Atenas para buscar a su mamá que los ha abandonado desde hace ocho años para encontrarse a sí misma. A su padre le encanta la filosofía y durante el trayecto aprovecha para charlar con Hans Thomas acerca de los más grandes misterios del universo. Pero eso no es todo, Hans recibe una lupa y un minúsculo libro que narra la historia del náufrago Frode y sus naipes. Hans no se dará cuenta de en qué momento comenzará a filosofar mucho más que su padre y en qué momento descubrirá la magnificencia de su propia existencia aunque sea sólo un personaje.

La narrativa de Gaarder es sencilla y resulta totalmente creíble en el pequeño Hans. Además, la traducción se permite aclarar los juegos de palabras hechos en noruego y otros detalles propios del idioma europeo. No tiene más de doscientas páginas y es un hermoso regalo para todos aquellos que gocen de la filosofía. Gaarder se arriesga con la naturaleza de sus personajes y el ejemplo más claro está en su aclamada obra El mundo de Sofía.

Como saben, El misterio del solitario me encantó e hizo que deseara visitar el Oráculo de Delfos en Grecia. ¡Sueño que cumplí hace exactamente un año! Fue una locura, de verdad, porque nunca creí que pudiera lograrlo tan pronto (bueno, técnicamente fueron siete años después, pero aún así fue pronto). Esta vez he releído el libro y me ha metido una nueva espinita: Recorrer el trayecto desde Arendal hasta Atenas. ¿Creen que lo consiga? c:

Si nunca han leído un libro con orientación filosófica, ¿qué esperan? Como lectores exploremos todos los géneros y seamos felices. Por cierto, la primera vez que leí el libro me dije que quería ser un comodín. Me siento muy contenta porque ahora que lo he releído descubrí que sí, ¡soy un comodín! Tendrán que leerlo para entender eso de los comodines. ¡Saludos cordiales!

Abril G. Karera en el Oráculo de Delfos, julio 2012

Abril G. Karera en el Templo de Poseidón, Cabo Sunión, julio 2012

Abril G. Karera en el Partenón, Atenas, julio 2012

1 comentario

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …