Ir al contenido principal

La envidia lo mató

Descanse en paz amigo vaso de vidrio II Sí, todos pensábamos que el asunto del vaso que sobrevivió quedaría olvidado, se haría famoso en la alacena y sería olvidado por el resto de los seres humanos que a fin de cuentas ni siquiera meditan sobre la existencia de un vaso de vidrio… pero no fue así.

Es cierto, el vaso se volvió un ídolo en la alacena y eso lo perturbó, las cucharas lo miraban insistentemente, pero fue el hecho de que las tazas de café se le acercaran lo que determinó el futuro inmediato de los miembros de nuestra cocina del departamento. Su hermano vaso de vidrio II se puso celoso. Y no sólo celoso de que las tazas del café se acercaran al “elegido”, sino que todos en la cocina no cesaran de hablar de él, lo que colmó su paciencia fue que el agua de limón del viernes susurrara:

-Será un honor ser contenido en ti, vaso sobreviviente.

Entonces el hermano vaso de vidrio II tomó la más grande decisión de su vida de traste de cocina: Él también sería un vaso sobreviviente.

Lo planeó todo minuciosamente. Observó con cuidado los actos humanos de esas tres personas que parecían no darse cuenta de su existencia, entonces supo que para ser un vaso sobreviviente tenía que ser lanzado al aire, igual que la primera vez, pero esta vez se dejaría caer suavemente para no romperse, era una situación demasiado arriesgada, pero no imposible.

¿Quién lo lanzaría al aire?

La niña de nombre Gaby no, ella era demasiado temerosa para lanzar cosas al aire, ni siquiera se atrevía a jugar con los limones, además sus manos eran demasiado pequeñas [quienes la conocen podrán comprobarlo] capaz que su contorno de vidrio sería demasiado grande para que ella pudiera sostenerlo antes del rebote crucial. No, ella definitivamente no.

La niña de nombre Tere parecía ser una buena opción, era menos descuidada, de manos normales, solía ser muy hábil a la hora de lavar trastes y hacer comida, pero tendría que descartarla, a veces tenía la sensación de que ella se percataba de la existencia de todos los objetos, él la había escuchado hablando con su celular, no hablando a través de él con otra persona, sino CON el celular. Lo supo porque una vez sus compañeros humanos la oyeron murmurar y Gaby le preguntó algo parecido a esto:

-¿Qué haces Tere?

Y ella toda sobresaltada y sin saber qué responder dejó salir:

-Hablando con mi celular.

Los humanos la miraron extrañados y fue objeto de burla para ellos, pero el vaso alcanzó a mirar el rostro avergonzado del celular, que trataba de seguir tocando la música sin que nadie advirtiera el tono ruborizado de su metálico cuerpo.

Sólo quedaba una opción, el chico de la manos grandes, David, el mismo que había tirado el vaso que logró sobrevivir, quizá si hermano vaso de vidrio II fuera tan inteligente, lograría que David lo lanzase al aire y lo dejara caer igual que el otro… sería una magnífica idea. Así que se dedicó a observar a ese humano, notó que iba seguido a la cocina, que le encantaba hacer bebidas y licuados y que era muy hábil haciendo malabares.

El vaso le diría al agua potable que se escondiese para que el humano sufriera de sed, ya en la noche, David se vería obligado a buscar el agua por todos lados, el vaso de vidrio II sabía perfectamente que un humano no puede estar sin líquido mucho tiempo. Entonces él haría su aparición, como único vaso en la mesita de centro.

El día crucial llegó, por la tarde vaso de vidrio II compartió a toda la cocina sus planes:

-Pronto seré un vaso sobreviviente.

-¿Eso es verdad? –le dijeron las cucharas. –Más te vale, aunque si no lo logras no nos importa, tenemos a tu hermano que cumple bien con su papel.

El vaso de vidrio II vio a su hermano serio en el porta trastes, ¿cómo era que no disfrutaba de su fama? Siempre tenía el mismo rostro seco y reluciente, él no, él sería un vaso diferente, él iba a sobrevivir.

La noche cayó, David fue a tomar agua, entre sus manos sostuvo a vaso de vidrio II, bebió, se dirigió con él a su habitación, pasaba la media noche cuando decidió regresar a la cocina para dejar el vaso. David iba somnoliento, las desveladas no le caen bien y eso no lo sabía el vaso, así que con todo el ímpetu que puede tener un vaso de vidrio logró que David lo impulsase hacia el aire… con la triste diferencia de que David iba medio dormido y sus manos no lo sostuvieron nuevamente.

Allá fue a dar el vaso de vidrio, durante su caída por la mente de David las imágenes se revolvieron, ahí estaba el recuerdo de cuando lo sacó de la caja, ahí de cuando lo puso en la alacena, ahí cuando lo usó para beber agua… y ahora yacía roto… reducido a partículas de vidrio regadas por todo el piso… el estruendo despertó a Gaby.

-¿Qué pasó? ¡David!

-Se… me… cayó. –Dijo con un hilo de voz.

A la mañana siguiente toda la cocina se enteró, todo adquirió un tono lúgubre. El departamento estaba triste. Descanse en paz nuestro amigo vaso de vidrio II.

 

[Aunque eso le pasa por envidioso]

2 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …