Ir al contenido principal

El regreso de la niña

Duermes. Oigo tu respiración tranquila. Sueñas. Seguro que sueñas, ¿con qué? No lo sé, sólo puedo imaginarlo, pensar que sueñas con volar, creer que sueñas que eres grande… que tocas la luna, las estrellas, creer que sueñas que todo va mejor en ese mundo onírico que en esta realidad asfixiante. Miro. Sólo miro. Ahora no puedo hacer nada más, mi cuerpo se desvanece al intentar tocar tu frente, veo como un escalofrío te recorre… a pesar de todo, me sientes.

Me pregunto si es verdad que cuentas con el sexto sentido, si es cierto aquello que proclamas sobre saber algunos rasgos del futuro, ahora no me asusta ni me preocupa, pero me lo pregunto porque desearía que fuera verdad, que pudieras notar mi estancia, que me sintieras, te levantaras y me vieras, aquí… sentada en tu cama.

El silencio de la noche en este departamento es casi como en el pueblo, sólo que con la ausencia de los grillos, el tren y los balazos lejanos, aquí se oyen conversaciones, patrullas, gente yendo y viniendo. ¿Cómo te has adaptado? No lo entiendo. Quisiera adaptarme tan bien como tú a este estado de existencia, ¿existo? ¿o soy sólo una cosa fuera de esta existencia? Te sorprenderías con la pregunta y comenzarías a debatirla de inmediato si lograras escucharme.

Tengo que hallar la manera de que puedas encontrarme, hace tanto que no sabes de mí que he comenzado a salir de tu memoria, tengo que hacer que despiertes, que puedas verme un fragmento de segundo, justo en el momento en que estás completamente encamorrada, en que el mundo onírico se mezcla con la realidad, se crea la puerta, la visión, podrás verme, pero ¿cómo te despierto? Lo único que te causo son escalofríos…

Comienzo a filtrarme en tu sueño, me sorprende que sueñes con esas personas, tu sueño está medio vacío… pero ya me ves… comienzo a gritarte… te asustas… corres por los terrenos pedregosos de tu sueño… te persigo… los latidos furiosos de tu corazón forman el ritmo de todo el ambiente  del sueño, no me canso de seguir, tus gritos inundan el ambiente “¡Despierta! ¡Despiértate Gaby! ¡Esto es una pesadilla! ¡Una pesadilla! ¡Despierta!” Sigo detrás tuyo… volteas y  entonces noto que estás a punto de despertar.

Cuando abres los ojos lo primero que ves es mi silueta, te quedas sin respiración, los cierras y tratas de despertar bien, ahí está mi sombra, pero entonces la conciencia comienza a adquirir su propia conciencia y me desvanezco… ya no te veo… he vuelto a este sitio hostil, de donde quiero salir para buscarte, para que entiendas que no te desharás de mí fácilmente… no hasta que cumplas el decreto, “ellos no se irán hasta que el último venga”.

 

Recomendación:

¡Visita las ofrendas colocadas en Las Islas de Ciudad Universitaria!, este año el tema de Día de Muertos ha sido alusivo al gran maestro del cuento de terror: Edgar Allan Poe, sería bueno si visitas las ofrendas en honor de Berenice, El Gato Negro, La Casa Usher, El Corazón Delator, entre tantos otros cuentos que tiene este magnífico escritor. No puedes faltar. La imagen presentada es del año pasado.

6 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …