Ir al contenido principal

La vida de un primer beso

No vivió mucho tiempo, si acaso menos de un minuto, quizá unos cuarenta segundos, tal vez menos, no pudo vivir para contarlo, el desvanecimiento le vino de pronto, sin que él lo pensase, ni siquiera creyó existir, no hasta que sintió que tomaba forma, que tenía fuerza y que su propia vida era, quizá, lo más hermoso que pudiese existir en este mundo.

Nació desde una idea, de una inspiración que se fue madurando en el pensamiento, que parecía una locura, pero a la vez algo completamente realizable, ¿por qué no?, esa era la cuestión, ¿por qué no existir?, entonces sintió que podía ser más que un pensamiento y comenzó a jalar de la mano a las neuronas, pasaba al lado de ellas y les susurraba: vamos, ¿por qué no?, ¡vamos!

Y entonces ellas le siguieron creando una maraña confusa de imágenes, y lograron salirse de la cabeza y convertirse en palabras, en palabras muy suaves, él jamás hubiera esperado convertirse en una de ellas, pero ahí estaba, fragmentándose en frases, en sonidos que le agradaban, iba y venía por el viento y pudo sentir la brisa suave de la realidad tan extraña, percibió los labios cercanos que se ponían contentos al sentir su sonido.

Se columpiaba en la atmósfera y eso lo gustaba demasiado, podía ser lo que él quisiera en cualquier momento, quizá convertirse de pronto en un simple estornudo y echar por la borda toda la valentía de haberse safado de la mente, quizá podía convertirse en melodía y saludar la musicalidad del ambiente, por un momento pensó también en pasar al silencio, ocultarse en él y no realizar en ese momento su sueño de ser lo que planeaba.

La idea del silencio lo embargó, por un momento creyó ver los oscuros ojos de ese sujeto, que, según hablaban dentro del cerebro, era un sabio muy extraño, bueno y malo, amigo y enemigo, pero al fin de cuentas, un sabio. Notó que éste lo miraba fijamente, estaba siendo hipnotizado, ¿se quedaría en él? ¿se fundiría en él? ¿pasaría a formar parte de él y entonces dejar de ser palabra y convertirse en nada y a lo mejor, volver a ser pensamiento? No quería eso, pero ya estaba demasiado lejos del viento, ya no podía pensar en ser nota o estornudo, quizá todo terminaría allí…

¿Pasa algo?, esas palabras pasaron a tomarlo de su cuerpo y lo empujaron al exterior, alejándolo del silencio y tomando la forma de un: No pasa nada. Entonces conoció a las palabras de los labios cercanos, que también eran muy suaves y divertidas, cuando se cruzaban en el aire aprovechaban la situación para rozarse con sonidos, eso les causaba cosquillas y se convertían inevitablemente en una sonrisa.

Él quería existir ya, él quería realizar su sueño, vivir de alguna manera, comprender para qué salió de la mente y para qué iba a morir. Claro que, si conseguía lo que planeaba pudiera resultar que él no sería la única idea que se animara a salir de la cabeza, y entonces otras ideas seguirían su ejemplo y habría una revolución en el cerebro. Él tenía que hacerlo, tenía que hacerlo ya…

Y en el aire, cuando las palabras de los otros labios se cruzaron con él, no las dejó pasar, las abrazó de pronto, y ellas también lo abrazaron, sorprendidas de lo que estaba pasando, y se dejaron columpiar por el viento, por el tiempo, por la vida, por la realidad, se dejaron llevar y entonces él sintió que dejó de ser palabra, que se volvía lo que tanto quería, ¡un beso!, ¡el primer beso con esos labios!

Tomó forma, tomó fuerza, por un momento pudo sentir plenamente la unión de esas dos personas que tanto se querían, todo daba vueltas, todo era tan increíblemente extraño, su cuerpo comenzó a mezclarse con el ambiente, y pudo ver los sentimientos, que, según decían en el cerebro, era muy difícil que las ideas alguna vez pudieran mezclarse tal cual con los sentimientos, pero él notó que se asían de su cuerpo, que se volvían uno solo, y eso lo hizo casi gritar de alegría, ahí estaba, ¡existiendo!

Y vio realizado su sueño, ese de ser el primer beso con aquella persona a la que tanto soñaba el cerebro y de la que tanto hablaba el corazón, se sintió muy feliz, pero entonces notó que la muerte le llegaba, no sabía si existían las segundas vidas, pero le alegraba ser el primero de todos, le alegraba haber demostrado a las palabras que se podía confiar en él, el desvanecimiento le estaba llegando… se iba… los labios se estaban separando… pero vivió. Vivió el primer beso y logró anidar en el cerebro un recuerdo tan invaluable imposible de olvidar.

9 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …