Ir al contenido principal

Felices 19 años y 16 días

H5Ntlq505063-02

Si alguien sabe de zapes virtuales que me mande 100, olvidé el cumpleaños de una de mis mejores amigas, el colmo es que creo que hasta hablé con ella por el messenger y ni siquiera la felicité. Malditas vacaciones que me arruinan el cerebro.

Algunas situaciones que viví con Cecilia y jamás olvidaré

  • El día que la conocí en las primeras clases de los cursos de inglés hace dos años, como se me olvidó mi libro de trabajo tuve que pedir prestado el de ella para sacarle copias.
  • La vez que me quedé con ella a platicar en los pastos de la Facultad de Cuautitlán, ese día supe que podía confiarle mi vida.
  • El día que me confesó que le gustaba uno de mis mejores amigos.
  • Las pláticas que derivaron de ese acontecimiento.
  • La vez en que llamé llorando a su casa, uno de mis traumas se adueñó de mi persona y estuvo a punto de hacerme desistir de toda lucha, su nombre surgió en mi cabeza y marqué rápidamente. Ella lloró conmigo. Me consoló hasta que las palabras fueron innecesarias y el silencio en ambas líneas telefónicas infundió tranquilidad.
  • El día que me contó algunos secretos que jamás imaginé.
  • La vez en que conocí a su papá y el haber hecho con ellos las compras comerciales.
  • Ese mismo día en que vimos Crepúsculo y nos deleitamos con el cuerpo de los actores xD
  • La ocasión en que fuimos a comer pizza en el local de Oscar chulísimo.
  • El súper día en que fuimos a ver Quisiera ser millonario, ese día fue inolvidable, teníamos hambre, ni un solo quinto y esperamos dos horas para ver ese filme, una vez sentadas en la sala del cine descubrimos que lo importante no era ver la película, sino verla juntas. Su historia fue genial.
  • El momento en que nos descubrimos llorando por el final de Quisiera ser millonario y las carcajadas que salieron de nuestras bocas.
  • El día en que dejé de creer en muchas personas y le llamé porque necesitaba de una voz que me dijera que yo no era una ingenua. Fue la segunda ocasión que lloré por teléfono y la segunda vez que ella no colgó hasta que yo me convencí de que ella iba a estar conmigo siempre.
  • Las dos ocasiones que me visitó en el departamento.
  • El momento de su pase a la Universidad en la carrera y plantel de su elección.
  • El día en que confió en mí para develarme un rasgo de su existencia y que al mismo tiempo fue una especie de prueba para saber qué tanto estaba dispuesta yo para aceptar las diferencias.
  • El momento en que puse en una balanza los tabús y la amistad.
  • El día en que conocí a su chica.

Tres cosas que he aprendido de Cecilia

  • La amistad no se rige por reglas sociales, sino por el sentimiento que te hace dar todo para esa persona que ha hecho tanto por ti.
  • Cuando parezca que no hay nadie, en realidad existe al menos una persona en la que puedes confiar.
  • La distancia y el tiempo no son obstáculo alguno para romper los lazos que se han creado entre dos personas que serán amigas hasta la muerte.

Te quiero mucho Ceci. Disculpa que haya olvidado tu cumpleaños. ):

Notas:

xD Por fin vuelvo. Una descarga eléctrica azotó mi hogar hace poco más de una semana. Murieron varios aparatos eléctricos entre los que estaba mi módem… pero ya ha revivido, así que vuelvo a postear y a comentar sus entradas. ¡Amor y paz a todos!

8 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …