Ir al contenido principal

Las mejores cosas suceden cuando menos las esperas

Me sorprende mucho la vida”.

Escrito por Abril G. Karera el 19 de Septiembre de 2009.

Él es Saúl. Tiene un aire desgarbado y mira sin pensar por la ventana. Yo estoy sentada frente a él, trato de omitir su presencia pero el sudor en mis manos me delata. Él no sabe que mis nervios son debido a que su cuerpo se encuentra a escasa distancia del mío, tampoco imagina que sé su nombre y que sé que tiene un hermano mayor. Él no sabe nada de mí. Apenas se ha fijado en mi existencia porque a veces uno se cansa de ver por la ventana y necesita girar la cabeza hacia otros lados.

Él no ha pensado nada acerca de mí porque la música de AC/DC le llena los oídos, yo espero pacientemente a que me dé las monedas justas para pagar, que su voz me diga:

—¿Le pasas, por favor?

Y que yo tome las monedas y se las pase al chofer para poder ver después cómo él desciende de la combi y notar el punto perdido de sus ojos. Pienso en eso cuando él se percata de que está a punto de bajar. Casi pongo una cara de dormida para que no note que lo miraba en silencio, pero él se ha levantado y le ha dicho al chofer.

—Disculpe, ¿se cobra?, bajo por aquí.

No me ha dado las monedas y ni siquiera ha mostrado interés en mi persona. Baja de la combi sin mirarme. Así es la cruda realidad. Saúl me gusta desde hace tiempo pero él no lo sabe porque no imagina que alguien como yo pueda existir.

No importa mucho. Él vive su vida. Yo vivo la mía. Y las dos son geniales sin necesidad de que esté el otro. Ya he perdido toda esperanza en conocerlo. No soy lo suficientemente valiente como para plantarme en frente de él y decirle “Hola, soy Gaby y quiero saber más de ti”. Aunque sé que un día podré entablar alguna charla, no importa si sea siendo ancianos en la Casa de los Ruquitos. Algún día algo sucederá.

Pasan algunos años, pasan meses, a veces me acuerdo de Saúl porque lo veo en la calle, no vive muy lejos de mi casa, pero mi atención está fija en otras situaciones. Las cosas no van bien. Vivir en Coyoacán me ha dejado con una sensación extraña. Y E me ha abandonado. Yo no lo entiendo. Jamás seré capaz de entenderlo. Me he resignado. No lo buscaré más. A nadie le gusta buscar algo que lo haga sufrir. Vivo sin conciencia alguna porque de pronto he descubierto que los días se disuelven excesivamente rápido. Me siento triste. Septiembre es un mes triste.

Llego a casa de Tere para felicitarla por su cumpleaños.

—¿Adivina quién está aquí?

—¿Quién?—digo sin poner mucha atención.

—Saúl.

—¿Saúl? ¿Quién Saúl? Espera… es… es… ¿Saúl? 

Efectivamente. Ahí está parado frente a mí, el mismo niño de aire desgarbado que me llama la atención desde hace tiempo. No esperaba conocerlo. No hoy. No aún. No.

—Estás muy roja, Gaby.—dice Tere tratando de iniciar conversación, gracias Tere, no había notado el color de mi piel.

—Sí, ¿verdad? Es que hace mucho calor.—¿cómo rayos decir que es de ese color porque Saúl está frente a mí?

Tere se va y yo comienzo a platicar con Saúl. No es difícil entablar una charla. Hablamos de la escuela. Coyotepec es tan pequeño, él iba en el mismo salón de la secundaria de Tere y David, además ahora estudia en el IPN junto con mi primo Chava y mi amigo César. Conoce a algunas personas de mi familia y yo le digo que, a veces, he visto a su hermano. Los dos nos sorprendemos por las narraciones del otro. Él se ríe de mis incoherencias. Yo me río de su forma peculiar de contar las cosas.

Parece tan lejano que hace tan sólo unos días yo haya estado llorando por E. Ahora mismo siento lo que llaman mariposas en el estómago. Me siento feliz. Termina la fiesta y Saúl me acompaña hasta mi casa. Es increíble que hayamos congeniado. No puedo creer que esté frente al mismo niño que me gusta desde hace tiempo. Debo creerlo. Definitivamente las mejores cosas suceden cuando menos las esperas.

Recomendaciones:

julien-neel-lou

Algo que también he hecho es ver Lou!, es una caricatura francesa que está pasando por tv abierta en canal 11 todos los días a las 14:00 horas. Es simplemente genial. Narra la vida de una niña de 15 años que vive con su madre, cuenta de su enamoramiento con Tristán y habla también sobre su amistad con Mina.

La serie fue idea original de Julien Neel. No he tenido éxito buscando la caricatura en español, sólo he encontrado algunos capítulos en francés, pero la historia es genial, originalmente fue plasmada en libros tipo manga que aún se venden por Internet.

¡No se la pierdan!

Intro de Lou! para DisneyChannel
10 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …