Ir al contenido principal

Pensar

Ahora ya has entrado a la red. Sujeta entre tus dedos la laptop, deposítala en la mesa, junto al sofá, en tu cuarto o en la cocina. Roza las teclas. Escribe. Escribe como maníaco. Desángrate los dedos escribiendo cosas incoherentes. Búrlate en el chat. Cambia tu foto de perfil más de veinte veces. Tómate fotos nuevas en la web-cam. Respira. ¿Listo? Ahora ingresa a YouTube, mira el último capítulo de tu serie favorita, escucha la rola del momento, deléitate con los trucos de magia o los videos más graciosos del año. Ríe a carcajadas, hasta que tu sonido penetre en los oídos de los demás y te callen.

¿Qué más quieres hacer? Yo hago esto varias veces al día. Hubo un tiempo en que dejé de leer libros para leer las sugerencias del Hotmail y la manera en cómo personalizar un jai faiv, me arrepentí mucho. Muchísimo. Ahora sabes que soy de la misma madera que tú. ¿Qué te parece si vamos al féis? El jai ya pasó de moda. Lo de ahora es el féis. Puf, hay tantos test que sería bueno hacer, una maldita adicción. Prueba ese para saber qué tipo de caricatura eres, o mejor este otro que dice qué tan adicto eres al internet. Bu, qué chafa, estos test no dicen nada nuevo, todo ya lo sabías tú ¿o no?

Ah, falta algo, el siempre productivo blog, el que lees casi de madrugada porque mmmta los bloggers son geniales, te enganchan con sus historias, cuando ingresas te sientes como en un mar virtual, de clic en clic llegas a lo inesperado. Por ese camino conociste a los que lees a diario, más que a Verne o a Poe, qué curioso. Allí está uno que narra el peor día de su vida, allá otra que no dice nada relevante pero su manera de narrarlo es genial. Tu cabeza se llena de cosas. ¿Quiénes son esas personas? ¿Cómo son sus rostros? No lo digas en voz alta, esas preguntas no se hacen.

Y dime, después de todo esto, ¿qué has pensado? ¿Ya tienes más ideas que ayer en la cabeza'? ¿Revolucionó tu cerebro con las neuronas siempre adictas de conocimiento? ¿Puedes considerarte un poco más preparado o al menos un poco más razonable? ¿Qué has pensado durante la navegación? ¿Qué pasó por tu cabeza cuando hablaste con fulanito en el msn? ¿Qué pasó cuando supiste el resultado de ese test en el féis? ¡Espera! ¿Qué te ha hecho pensar ese post? Oye… ¿sí estás pensando? o quizás… quizás solamente te lleve el sentido… no me digas que es eso.

¿Por qué te gusta comentar?

Comento cuando lo que leo me llena. Cuando siempre hay una palabra que decir. Me gusta comentar porque es una manera de retroalimentarse en el ya muy trillado mundo cibernético.

¿Crees que son importantes los comentarios?

Por supuesto, siempre es bueno tener lectores, pero es mucho mejor cuando lees la voz de aquellos que te leen. Me alegra mucho que se desaten los pensamientos y, además, se plasmen.

No, no estoy diciendo incoherencias, sólo respondo a las preguntas del premio Comentarista de Oro que me ha otorgado (hace ya muchos días) Peyote. Y la verdad lo posteo hasta ahora porque me puso a pensar. Comentar es una palabra que a lo largo del tiempo se irá degradando. Sin embargo, muchas de las cosas que ustedes han plasmado en este espacio, me hacen darme cuenta que hay gente pensando allá afuera. Que no es ilusión mía. Dijo el buen Bernard Shaw: “Hay pocas personas que piensan más de dos o tres veces al año. Yo he ganado fama internacional por pensar una o dos veces a la semana”. Creo que no Premio-comentarista-de-oro-es lo mismo pensar que ir por la vida diciendo y haciendo sin darnos cuenta.

El premio se otorga a cuatro personas. Yo se lo doy a:

Que tengan una excelente semana.

9 comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor I

*Se recomienda poner play a los videos para hallar el sentido de la historia. (: [verídica por cierto]Yellow—¿Conoces a Coldplay? —pregunta C con el disco blanco A Rush of Blood to the Head entre sus manos.—Nunca los he oído.—confieso.—Pues… tienen una canción muy padre que se llama Yellow, no es de este disco, pero está muy padre.—C se sonroja.—¿En serio? ¿Y qué dice la canción?—Dice lo que yo pienso de ti todos los días. Shiver—Gaby, ¿hasta cuándo me vas a hablar?—…—Te juro que he cambiado.—…—¿No me quieres creer? Pues entonces a ver si le crees a él.Y me dejó la canción. Sparks—¿Ya me vas a perdonar?—No lo sé…—Mírame —dijo C poniendo sus ojos frente a los míos. —Sé que tú me quieres.—Eso no lo puedes saber.—Claro que sí, vi chispas en tus ojos.—¿Chispas? Estás loco…—Por ti… Green eyesSaqué mi cuaderno de Español y C lo tomó sin permiso.—¿Por qué pusiste esta canción en la libreta?—Me gusta ColdPlay—Antes ni los conocías.—Lo sé… pero ya pasaron dos años, los conozco perfectamente.—Esta…

10 canciones de ColdPlay que rigen una historia de amor II

Trouble—¿Te sientes bien? —pregunté tratando de no sonar preocupada.—No, no me siento bien. —dijo C desviando la mirada.—Puedes confiar en mí, dime qué te pasa.—La verdad me siento horrible, he cometido demasiados errores.—A todos nos pasa.—Nunca quise hacerte daño, en serio… eres lo más importante para mí.—Deja de pensar en eso… estoy consciente de que no fue tu intención.—¿Todavía estás enojada conmigo?—Si lo estuviera ¿te estaría hablando? Fix you—Ahora ¿qué te sucede a ti? —me preguntó C poniendo sus ojos frente a los míos.—Nada, vete… —respondí de mala gana… ¿cómo decirle que estaba así por él?—¿No me vas a decir? ¿Me obligas a contarte mis cosas y no me quieres contar las tuyas?—No me sucede nada…—Déjame consolarte…—¡No! ¡Ya déjame en paz!—Espera… sólo escucha esta canción conmigo… —tomó su discman y colocó en mi oído un auricular, mientras él tenía el otro… The scientist—Gaby… ¿de verdad este es el final?—¿A qué te refieres? —¿Jamás volveremos a estar juntos? ¿Quieres eso? ¿Quie…

Viaje al centro de la tierra

Yo soy la mano de Axel. Sí, de ese Axel temeroso que no quiere aventurarse al centro de la tierra. Yo soy sus dedos repasando el manuscrito. Sus ideas queriendo irse de su cabeza. Soy su desesperación por quedarse enterrado a cientos de leguas debajo de la tierra. Rayos, el sol da de lleno en mi cara, las neuronas me jalaron del granito del túnel subterráneo para llevarme al asiento trasero del automóvil de mi padre.Ya no había leído. Ahora las letras me piden incesantes que las pase por mis ojos antes de cerrar el libro. Despido a mi jardín con una mirada, recuesto mi cabeza lo mejor posible y continuo leyendo, dejo que las palabras se adueñen de mi cabeza. De nuevo soy Axel. Soy los ojos de Axel, aquellos que miran cosas inexplicables debajo de este suelo que piso a diario. Oigo perfectamente cuando el tío Lidenbrock marca la cifra del barómetro, ya casi llegamos a las 30 leguas debajo del suelo. Me asfixio.—Los profesores de hoy en día no saben enseñar.—oigo sin mucho ánimo cuando …